Semifinales I Ida

Piqué vs. Van Dijk, pulso de gigantes

Combo de imágenes de Virgil van Dijk y Gerard Piqué./Agencias / R.C.
Combo de imágenes de Virgil van Dijk y Gerard Piqué. / Agencias / R.C.

El central del Barça, protagonista de una gran temporada, se enfrenta al defensa del Liverpool, mejor jugador de la Premier, quien vivió una experiencia engañosa en el Camp Nou

P. RÍOSBarcelona

La compleja dirección deportiva del Barcelona, con sus decenas de observadores por todo el mundo, siempre ha buscado centrales de envergadura y con proyección en los últimos años, ya estuvieran al frente Txiki Begiristain, Andoni Zubizarreta, Robert Fernández o Éric Abidal. Ocurre en ocasiones que el diamante pasa tan cerca que pilla a todos los secretarios técnicos con la mirada levantada oteando el horizonte más lejano, casi siempre en Brasil, donde los intermediarios con galones del club azulgrana se mueven mejor para beneficio de muchos en lo económico, aunque no siempre en lo deportivo. Esa puede ser la historia de Virgil van Dijk, el central holandés que este miércoles jugará en el Camp Nou con el Liverpool en la ida de la semifinal de la Liga de Campeones con el cartel de ser uno de los mejores zagueros del planeta. Lo hará, eso si, ante Gerard Piqué, quien ya lució esa etiqueta de crack universal que esta temporada está recuperando por méritos propios.

Van Dijk, elegido este domingo por la Asociación de Futbolistas Profesionales como Mejor Jugador del Año en la Premier League, tiene una experiencia engañosa en el Camp Nou. Con 22 años (ahora tiene 27) visitó el estadio azulgrana con la camiseta del Celtic en el último partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones 2013-14. Aquel 11 de diciembre de 2013, el equipo escocés encajó un doloroso 6-1 pese a que el 'Tata' Martino incluyó a Messi en las rotaciones. Neymar (3), Pedro, Tello y precisamente Piqué anotaron los goles del Barça. Lógicamente, debe costar fijarse en un central del equipo que sale goleado, pero un revisionado del partido con trampa (es decir, sabiendo ya quien es hoy Van Dijk), permite descubrir que ya apuntaba todas las virtudes que ahora ha explotado. Ante aquel vendaval azulgrana, dio la cara y evitó un desastre mayor con acciones de gran defensa que ya había mostrado en el partido de Glasgow de aquella misma edición, resuelto con un 0-1 más escueto obra de Cesc Fàbregas.

Formado en el Groningen, el Celtic sí apreció su potencial, como el Southampton, desde donde dio el salto definitivo a la elite ingresando en el Liverpool. Poderoso físicamente, no sólo es casi insuperable en defensa, sino que en ataque es un arma letal en las jugadas a balón parado con sus 193 centímetros de estatura. En esta temporada 2018-19 ha logrado 8 goles en 52 partidos disputados entre el Liverpool y la selección holandesa, donde ya manda en el eje junto a un futurible del Barça: De Ligt. Si podía dudarse hace un tiempo de su manejo con el balón, su evolución con Klopp confirma que también tiene un buen pie.

Pero para central completo, Gerard Piqué, un juvenil de 32 años a quien esta temporada le ha venido de maravilla centrarse exclusivamente en el Barça tras su adiós oficial a la selección española. Físicamente atraviesa uno de los mejores momentos de su carrera y mentalmente ha madurado por fin, quizás gracias a asumir de forma positiva ser uno de los capitanes de la plantilla, un brazalete que se le resistía en las votaciones de sus compañeros, quienes, sin duda, le penalizaban por sus 'gamberradas' extradeportivas. Con enorme talento desde niño, puede que haya hecho mejores temporadas años atrás fruto de su calidad y de la energía propia de la edad, por algo lo ha ganado todo con el Barça y con España, pero su impresionante rendimiento actual evidencia que hay central para tiempo. Y amante de los retos como es, alguien debería motivarle diciéndole que Van Dijk es mejor central que él. O que marca más goles que Gerard, quien suma más de 50 en su carrera. El pulso de gigantes defensivos, y ofensivos en la estrategia, ha comenzado.