Grupo F | Jornada 1

Alcácer, un goleador en estado de gracia con ganas de revancha

Alcácer celebra el gol que marcó el sábado ante el Bayer Leverkusen. /Friedemann Vogel (Efe)
Alcácer celebra el gol que marcó el sábado ante el Bayer Leverkusen. / Friedemann Vogel (Efe)

El delantero, que lleva ocho tantos en diez partidos, es la gran amenaza para el Barça, donde pasó dos temporadas discretas con muchos minutos en el banquillo

COLPISA / AFP

El delantero español del Borussia Dortmund Paco Alcácer afronta en un gran momento de forma el duelo de Champions del martes ante su exequipo, el Barcelona, donde pasó dos temporadas discretas con muchos minutos en el banquillo.

El antiguo delantero del Valencia, de 26 años, llegó a Dortmund en 2018 tras dos cursos en el Camp Nou en los que vivió a la sombra del trío de ataque Messi-Neymar-Suárez. Pero sus largos periodos en el banquillo no le hicieron perder su pólvora ofensiva, y en el campeonato alemán ha recuperado su mejor versión, lo que le ha permitido incluso regresar a la selección española.

Alcácer vive una racha extraordinaria con ocho goles en diez partidos, con su club y con La Roja. Tras su tanto el sábado, que abrió el camino de la goleada del Dortmund ante el Bayer Leverkusen (4-0), Alcácer puede presumir de haber visto puerta en los seis partidos oficiales del conjunto de la cuenta del Ruhr esta temporada. Pero también percutió en tres ocasiones las redes rivales con España en los partidos clasificatorios para la Eurocopa-2020 ante Rumanía e Islas Feroe en la reciente ventana de partidos internacionales.

Liberación

Sus actuales registros goleadores no son casualidad. Ya el año pasado firmó siete goles en sus cuatro primeros partidos en Alemania, convirtiéndose en la sensación de la Bundesliga. En ese momento aún estaba cedido por el Barça, pero los dirigentes del club alemán no tardaron en desembolsar 23 millones de euros para hacerse definitivamente con sus servicios, lo que marcó un punto de inflexión en la carrera de Alcácer. «Es una liberación poder jugar, pasar tiempo sobre el césped y disfrutar con mi trabajo», afirmó el delantero español.

Con el Barça, al que llegó en 2016 procedente de su club de formación, el Valencia, sólo fue titular en 23 partidos y disputó los 90 minutos en diez partidos.

A unos días de volver a ver a los que fueron sus compañeros, Alcácer insistió en que no se arrepiente de su paso por el club catalán. «Es un partido especial. Jugar contra un exequipo es señal de alegría, ilusión y ganas de jugar bien«, afirmó al diario 'Sport' hace una semana.

Alcácer reconoció que a pesar las dificultades que encontró en el Barça, aprendió mucho junto a los astros culés. «Ya sabemos cómo juega el Barça, lo haces en los tres cuartos del campo rival y hay poco espacio. Antes era más lento en la decisión de las jugadas. Ahora me noto más rápido para decidir en espacios cortos. Esto lo adquirí en el Barça», admitió Alcácer. Prueba de lo aprendido, los cinco goles de Alcácer en la Bundesliga esta temporada fueron al primer toque.

Sin rencor

Aunque insiste en que no siente rencor por su escaso protagonismo en el Barça, dejó la puerta abierta a una posible celebración en caso de ver puerta ante su exequipo. «No sabría qué hacer, porque al final es una alegría tremenda. Mucha gente se ha portado muy bien conmigo, mucha gente que también dice cosas que no te gustan, pero el respeto siempre tiene que estar por delante», afirmó en el 'Sport'.

Pero si lo hace, no olvidará dirigir sus ojos y sus dedos hacia el cielo en recuerdo a su padre, fallecido de un paro cardíaco tras presenciar el debut como profesional de su hijo con el conjunto che en 2011. «Sé que le habría hecho feliz seguir viéndome jugar», confesó Alcácer al periódico 'Westfaelischer Anzeiger' el año pasado.

Pero si a nivel individual le van bien las cosas, quiere dar un paso más con su equipo, que el año pasado se quedó en segunda posición a dos puntos del Bayern de Múnich. «No es suficiente ser segundos», afirmó en agosto a la cadena Sky. Pero sin duda su motivación el martes cuando esté cara a cara con Messi o Luis Suárez será mucho mayor.