Semifinales | Ida

Salah golpea a sus ex y dispara al Liverpool hacia la final

Salah, en la acción del segundo tanto. /Carl Recine (Reuters)
Salah, en la acción del segundo tanto. / Carl Recine (Reuters)

Un doblete y un par de asistencias del egipcio prácticamente deciden la eliminatoria a favor de los 'reds', que se apagaron sin su estrella

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Llamado a ser el gran protagonista de la inesperada semifinal entre el Liverpool y la Roma, el egipcio Mohamed Salah cumplió con creces con las previsiones, como enorme futbolista, goleador y asistente en un duelo de tal relevancia, de los que marcan realmente las diferencias en los partidos trascendentales, para golpear a su exequipo y disparar a los 'reds' hacia la final de la Champions. El actual Bota de Oro europeo, el delantero que tan sólo le costó 42 millones de euros al Liverpool, antes de que el PSG rompiese el mercado con Neymar, se encargó, ahora que vale al menos cinco veces más, de engrandecer su figura y la del conjunto inglés, que aprovechó el fantástico momento de su 'faraón' para dar un paso casi definitivo hacia la última batalla por la Copa de Europa. A pesar de llevarse una 'manita', con la final aún puede soñar el verdugo del Barça tras su hazaña ante los azulgrana, porque después de que la Roma fuese machacada por quien hace tan sólo diez meses defendía su camiseta, los italianos se aprovecharon de la marcha de Salah para reducir diferencias con un par de tantos y no morir en Anfield.

Se fue Salah y se apagó la luz del Liverpool, después de que el egipcio marcase dos golazos en nueve minutos de plena efervescendia inglesa y diese otro par de pases decisivos en un segundo tiempo en el que los 'reds' no dejaron de crecer hasta sentenciar prácticamente la eliminatoria. Hasta que se quedó sin su faro y goleador y a la Roma, que recurrió al orgullo, se le iluminó el cruce en la recta final de un encuentro espléndido en la que los ingleses sufrieron demasiado cuando no había necesidad.

Ya lleva Salah 43 goles esta temporada en todas las competiciones, 31 de ellos en la Premier, en la que sus compañeros de campeonato le acaban de reconocer como el mejor futbolista del curso, pero el egipcio, inmenso, emergió también en un duelo de verdadera altura y Anfield pudo disfrutar de otra noche histórica que deja al Liverpool casi con dos pies en la final. Lo hizo Salah no sólo con un doblete, sino también con dos asistencias tras el descanso que fueron más de medio gol para el senegalés Mané y el brasileño Firmino, los otros dos miembros de un tridente ofensivo demoledor. Con una defensa de tres, la Roma aguantó poco más de media hora, hasta que levantó al ambicioso, veloz y preciso Liverpool un zurdazo a la escuadra de Salah que ya inclinó el partido a favor de los 'reds'.

5 Liverpool

Karius, Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson, Oxlade-Chamberlain (Wijnaldum, min. 18), Henderson, Milner, Salah (Ings, min. 75), Firmino (Klavan, min. 92) y Mané.

2 Roma

Alisson, Fazio, Manolas, Juan Jesús (Perotti, min. 66), Florenzi, De Rossi (Gonalons, min. 66), Strootman, Kolarov, Ünder (Schick, min. 46), Nainggolan y Dzeko.

Árbitro:
Felix Brych (Alemania). Señaló penalti por una mano de Milner en el minuto 84. Tarjetas amarillas a Juan Jesús, Alexander-Arnold, Lovren, Henderson y Fazio.
Goles:
1-0, min. 36: Salah. 2-0, min. 45: Salah. 3-0, min. 56: Mané. 4-0, min. 61: Firmino. 5-0, min. 68: Firmino. 5-1, min. 81: Dzeko. 5-2, min. 85: Perotti, de penalti.
Incidencias:
Partido de ida de semifinales de la Liga de Campeones 2017-2018, disputado en el estadio de Anfield. 54.000 espectadores.

Paradójicamente, pese a la merecida goleada del Liverpool en un duelo dominado por el ritmo, el juego y la pegada de Salah, fue la Roma la que pudo adelantarse pasado el cuarto de hora tras un error de Karius que acabó en el larguero a zapatazo de Kolarov. Los italianos intentaron enfriar el choque e impedir que se convirtiese en un duelo a tumba abierta, y lo consiguieron hasta que apareció la clase de Salah para abrir el marcador. El nuevo rey de Anfield contagió a partir de entonces a un equipo que podía haber logrado incluso más goles con mayor puntería. Pidió perdón Salah a la Roma y a los más de 2.000 seguidores italianos presentes en Anfield, y volvió a hacerlo cuando al filo del descanso se aprovechó de un pase genial de Firmino para ampliar la ventaja y hacer justicia.

Es el Liverpool de Jürgen Kloop un equipo que se puede considerar alocado y a veces suicida, pero cuando tiene a un jugador tan enrachado y tan letal como Salah se puede confiar en él. Sin embargo, cuando no se les puede perdonar un despiste defensivo es cuando no está la gran estrella en el campo. Y mucho menos en la Champions, en la que cualquier gol te puede llevar a la tumba. Así, sin el egipcio en el campo, dejó el Liverpool de jugar y mandar y no pudo impedir que Dzeko marcase para la Roma en una jugada aislada. Después llegó un polémico penalti por mano de Milner y el Liverpool casi acabó pidiendo la hora tras despedir a su ídolo con honores.

 

Fotos