Fase Grupos | Jornada 1

Messi quiere la Champions

Messi quiere la Champions

El Barça inicia la competición continental con un triplete del argentino y un golazo de Dembélé ante un PSV peleón

JESÚS BALLESTEROS

Al comienzo del curso, Leo Messi lanzó al aire un deseo que es el de todo el barcelonismo. Reconoció el astro argentino lo evidente, que este Barça necesita ya volver a levantar la 'orejona' tras un periodo abusivo del eterno rival. Quiere el '10' reinar en el viejo continente y ante el PSV holandés, en el estreno de esta nueva edición de la Champions, subió el primero de los escalones que debe llevarlo a conquistar la máxima competición europea allá por el mes de junio. Logró un triplete en la goleada ante el conjunto holandés al que destripó pese a no cuajar el equipo un partido redondo. Pero Messi tiene una cita pendiente y a su fiesta se unieron Dembélé y Coutinho, que debutaba en Champions con la elástica azulgrana. Menudo tridente el que forman para soñar con reverdecer viejos laureles.

4 FC Barcelona

Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic (Vidal, min. 85), Coutinho (Lenglet, min. 80); Messi, Dembélé (Arthur, min. 83) y Luis Suárez.

0 PSV Eindhoven

Zoet; Dumfries, Schwaab, Viergever (Isimat-Mirin, min. 67), Tasende; Rosario (Gutiérrez, min. 82), Hendrix, Pereiro, Bergwijn (Malen, min. 77), Lozano; y De Jong.

goles
1-0. min. 31. Messi. 2-0. min. 74. Dembélé. 3-0. min. 77 Messi. 4-0. min. 88. Messi.
árbitro
Tasos Sidiropoulos (griego). Expulsó a Umtiti (min. 77) por doble amarilla. Amonestó a Viergever, De Jong.
incidencias
Estadio Camp Nou. 73.462 espectadores. Primera jornada de la Champions League 18-19, grupo B.

Estaba algo taciturno Messi en las últimas jornadas ligueras, pero llegó el soniquete de las estrellas, la melodía que contagia pasiones, y despertó al capitán azulgrana, quien parece haber hecho un compromiso firme. Suyo fue el golazo que desequilibró el choque tras una primera media hora del mismo en el que el cuadro de Van Bommel respondía con alguna galopada furtiva el mayor control y las ocasiones locales. Coutinho y el recuperado Dembélé le han dado un plus al once tipo del equipo de Valverde. El primero es capaz de asociarse con un Messi sobre una hoja de papel, mientras que el galo ha perdido el complejo y es un percutor por su banda. Además, para más satisfacción de los suyos, el galo casi firma un golazo por partido y ya suma los mismos goles que en toda la pasada campaña.

Lástima que en muchas partes del choque, el Barça pareciera jugar con uno menos. El bajón de Luis Suárez es más que evidente. Bien haría el Barça en ir acelerando la búsqueda del 9. Huelga decir que al charrúa le queda gol en sus botas, nadie discute lo obvio, pero que su torpe técnica choca en ocasiones con el baile de salón al que someten Messi y Coutinho a los rivales, es también más que evidente. Son 12 los escalones, tras la primera victoria en la fase de grupos, los que le restan aún al equipo culé si de tocar el cielo europeo se trata y para ello será necesario la mejor versión de todos los efectivos del Barça, incluido el 9 uruguayo que se dejó perdido meses atrás su olfato goleador en esta competición. El planteamiento de Van Bommel, ex jugador del Barça, no duró en exceso. La presión alta fue menguando y el vigente campeón de la Eredivisie se topó con la cruda realidad más allá de su cómodo estatus en una Liga menor.

Tras varios intercambios de golpes, acertó Messi con un golazo de golpe franco que colocaba su tanto 101 en la Champions y le permitía igualar con el mítico Eusebio como el séptimo jugador con más goles oficiales (al término del encuentro lo habría superado con 103 tantos). Lo seguiría intentando el argentino que tenía en Coutinho al mejor de los socios. Cuando las miradas estaban puestas en el capitán, aparecía el brasileño para sacar su diestra a pasear. De no ser por Zoet, el resultado habría sido más abultado. Algo que le habría venido bien a los locales para evitar un final de partido tan ajustado. El contragolpe se convirtió en el único recurso para el equipo de Eindhoven, pero el choque iba a quedar sentenciado en apenas tres minutos, del 74 al 77 cuando Dembélé y Messi hicieron el segundo y el tercero. Dos golazos que completaban un triplete anotador de enorme factura.

Que el Barça terminara el choque con uno menos fue pura anécdota.. que tendrá su importancia en Londres. Umtiti dejaba a los suyos con diez, pero Messi se sentía cómodo y a los dos primeros le faltaba un tercero para llevarse el nuevo balón a casa. De éste no tengo aún, pensaría el argentino que repite su inicio goleador en Champions como en 2013 y 2016. Los sueños, los anhelos, están para cumplirlos. Y Messi ya lo ha dejado claro.

Más información

 

Fotos