El City quiere seguir haciendo historia

De Bruine celebra su gol. /
De Bruine celebra su gol.

Un tanto de De Bruyne da el pase a semifinales a los de Pellegrini, que fueron muy superiores a un débil Paris Saint-Germain

COLPISA

La cita se presentaba especial. Era un partido de altura que media Europa llevaba años esperando. Un duelo de jeques en el que el Manchester City que llegaba inmerso en un mar de dudas en la parcela deportiva- se erigió en el gran vencedor con un golazo de Kevin De Bruyne que hizo estallar a un público necesitado de alegrías esta temporada. El belga, flamante fichaje el pasado verano, se ha convertido en un ídolo para los aficionados 'mancunianos' y, junto a Silva y Agüero, aporta la magia al equipo de Pellegrini. Precisamente el Kun, uno de los más activos durante el choque frente al Paris Saint-Germain, tuvo la ocasión más clara desde el punto de penalti, pero no acertó con la portería de Trapp.

1 Manchester City

Hart; Sagna, Otamendi, Mangala, Clichy; Fernandinho, Fernando, Jesús Navas, De Bruyne (Yaya Toure, min. 84), Silva (Delph, min. 87); Agüero (Iheanacho, min. 93)

0 París Saint-Germain

Trapp; Aurier (Pastore, min. 61), Thiago Silva, Marquinhos; Van der Wiel, Rabiot, Thiago Motta (Lucas Moura, min. 44), Maxwell; Di María, Cavani e Ibrahimovic

Gol
1-0: De Bruyne, min. 76.
Árbitro
Carlos Velasco Carballo (Español) Amonestó a Trapp, Pastore y Van der Wiel por parte del París Saint-Germain y a Fernandinho por parte del Manchester City
Incidencias
Partido de vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el City of Manchester Stadium ante 55.000 espectadores

Lejos de convertirse en el correcalles que se vio en París, ninguno de los dos equipos mostró demasiadas inseguridades. Debía arriesgar Laurent Blanc para llevarse la eliminatoria y con la intención de sorprender a los ingleses, presentó una defensa de tres centrales, buscando la profundidad por las bandas de sus carrileros.

Ni Maxwell ni Van der Wiel, que apenas apareció en ataque, consiguieron inquietar al conjunto blue, que vivió el encuentro demasiado tranquilo. Un par de latigazos de Ibrahimovic en dos lanzamientos de falta y una llegada de Cavani fueron el bagaje ofensivo de los parisinos. En todas, por cierto, se encontraron con un excelente Hart, siempre acertado cuando su equipo más lo necesita.

Tras la decepcionante marcha en el campeonato inglés esta temporada, parece que la Liga de Campeones volverá a ser un estímulo para el Manchester City, una competición en la que hace mucho tiempo sueña con hacer algo grande. La gran victoria sobre el PSG es un paso más del equipo de Pellegrini, que ya está en semifinales y cuya ilusión será volver a hacer grande a un conjunto inglés en la máxima competición continental.