Italia

El trágico final del 'Gran Torino'

Fotografía de la época del 'Gran Torino' que se puede ver en el museo que honra su memoria. /Marco Bertorello (Afp)
Fotografía de la época del 'Gran Torino' que se puede ver en el museo que honra su memoria. / Marco Bertorello (Afp)

Se cumplen 70 años del accidente aéreo que segó las vidas de 'Los Invencibles'

EMMELINE MOORE (COLPISA / AFP)

Eran 'Los Invencibles'. Hace 70 años, el 4 de mayo de 1949, un accidente aéreo costaba la vida a todo el equipo del Torino, entonces cinco veces campeón de Italia, un destino que ha dejado una huella muy profunda en la península.

El sábado, como cada año, miles de personas subirán hasta la Basílica de Superga, una iglesia barroca situada en lo alto de una colina, con vistas a Turín. Hace 70 años, en una noche de niebla y nubes bajas, el avión Fiat G.212 que transportaba al 'Gran Torino', de regreso de un amistoso disputado en Lisboa frente al Benfica, se estrellaba contra una de las murallas que rodean el templo religioso. Los 31 ocupantes del aparato - jugadores, miembros del equipo técnico, periodistas y tripulantes- fallecieron.

Este sábado, a las 15:00 GMT, Andrea Belotti, capitán del actual Torino, leerá los nombres de los 18 'Invencibles', entre ellos el capitán y símbolo Valentino Mazzola, uno de los grandes nombres de la época.

Entre los asistentes a la ceremonia, un inglés, Bill Lievesley. Su padre, Leslie Lievesley, era el entrenador del Torino y falleció en Superga. «Fuera de Italia la mayor parte de la gente nunca ha escuchado hablar de la catástrofe de Superga. El único accidente de avión que conocen ligado al fútbol es el del Manchester United», declara a la AFP desde su domicilio, al norte de Inglaterra. «Yo claro que no lo he olvidado porque me cambió completamente la vida», añade.

Bill tenía diez años cuando su padre, antiguo defensa del United y del Crystal Palace, entonces de 37, falleció en el accidente. Lievesley llegó a Turín en 1947 para entrenar en las categorías inferiores. Luego se hizo cargo del equipo olímpico italiano en los Juegos de 1948 antes de pasar al primer equipo del Torino.

Bill Lievesley se acuerda de aquel 4 de mayo, «un día terrible, con nubes bajas y sin visibilidad». Cuando regresó a su casa, su madre Nellie le dijo que la gente estaba hablando de «un accidente de avión». Tras el drama, regresaron a Inglaterra. Pero Bill se acuerda de «los paseos a pie por Turín, los grandes parques y las estatuas, del puente sobre el Po y, sobre todo, de la vista desde Superga».

Un equipo mítico

En Italia el recuerdo del 'Gran Torino' sigue muy vivo. «Fue un equipo absolutamente sin equivalente. Llegó después de la guerra, en un momento de reconstrucción y de renacimiento para Italia, el 'Gran Torino' lo encarnaba», señala Urbano Cairo, actual presidente del club, este viernes en 'Il Corriere dello Sport'.

Varias ceremonias están previstas el sábado para honrar la memoria de este equipo mítico, cuyo recuerdo se mantiene en el museo del 'Gran Torino'. Antes instalado en la Basílica de Superga, fue trasladado a Grugliasco, a nueve kilómetros al oeste de la ciudad piamontesa. Los visitantes pueden ver fotografías y documentos relativos al equipo, los antiguos asientos del estadio Filadelfia, e incluso trozos del avión accidentado. Los encargados del museo esperan poder instalarlo pronto en el renovado estadio Filadelfia.

«Es imposible pensar que un club con una historia tan rica como la del Torino no tenga un museo apoyado por el club», lamenta Domenico Beccaria, responsable de la instalación, preguntado por la AFP.

El Torino nunca se repuso del accidente, ganando solamente otro Scudetto, en 1976. Este final de temporada lo afronta con el objetivo mayor de clasificarse para la Liga de Campeones.

Temas

Italia