Motivos para creer

Del Bosque (c) dirige un entrenamiento de la selección española. /
Del Bosque (c) dirige un entrenamiento de la selección española.

Optimismo en 'La Roja', que tiene buenas sensaciones y Del Bosque cuenta con jugadores enchufados como Nolito, Bruno, Morata o Piqué

RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

«Siempre hay que tener motivos para confiar en nuestros jugadores, esperamos poder hacer algo grande. Si jugamos como sabemos y tenemos suerte, España puede ser campeón». Son palabras que salen de boca de Álvaro Morata, que pugna con Aritz Aduriz por ser el delantero de España. La selección, después de dejar muchas dudas en sus dos partidos de marzo en Italia y Rumanía, tiene otra cara con la llegada del buen tiempo. «Estamos en un buen momento, en una buena línea. Nos estamos llenando de optimismo», recuerda Vicente del Bosque.

El seleccionador se mostró más satisfecho por el trabajo del grupo que por las victorias, con goleada incluida ante Corea del Sur. «Estamos listos para empezar la Eurocopa, pero hay muy buenos rivales. Somos favoritos por ser los vigentes campeones, pero hay más candidatos. Tenemos el sueño de volver a ser campeones, pero ganar es una cuestión diferente. Vamos a ver si es posible. Confiamos en nuestros nuevos jugadores y la sangre nueva que pueden aportar», explica un técnico que mantiene a más de la mitad de los presentes en Brasil.

A la salida del Red Bull Arena de Salzburgo, donde la expedición se separó en varios grupos que viajaron desde Austria a sus respectivos hogares (unos a Madrid, otros a Barcelona y otros hacia Vitoria, desde donde se desplazaron a zonas cercanas), las caras eran de optimismo. Algunos de esos nuevos, como Nolito, no podían ocultar su felicidad. «Tengo que tener los pies en la tierra, aunque estoy contento por jugar y por cómo salen las cosas», explicaba el andaluz, autor de cuatro goles en apenas cuatro días. «Me han dicho que mejor no desconecte mucho en los días libres, no vaya a ser que me desenchufe», decía, fiel a su caracter bromista y risueño. «Hay que ponerse a tono para la Eurocopa. Sinceramente, cada vez que jugaba en las últimas jornadas de Liga, me encontraba bien físicamente. Estoy contento».

El delantero del Celta está siendo una de las buenas noticias de estos días en la concentración y además, parece que encaja perfecto en la idea que tiene el seleccionador, que probó con éxito alternativas y distintas opciones al clásico 4-1-4-1 con el que ha venido trabajando los últimos meses tras lo sucedido en Brasil. «Hemos probado varias cosas. Hay que tener las cosas trabajadas y previstas», aclaró tras el 6-1 ante la endeble selección asiática. Una de ellas es la opción de recuperar el doble pivote, ese que funcionó con éxito en el Mundial de 2010 y la última edición de 2012 con Xabi Alonso junto a Sergio Busquets, el alter ego del salmantino.

Tener mayor control

«Primero porque hay que tener mayor control (Bruno y Busquets juntos)», explicó cuando le preguntaron por la manera de ordenar el equipo en la recta final del choque. «No sé que idea tiene Del Bosque para el once, pero estoy muy agradecido por estar entre los 23 elegidos», dijo el capitán amarillo, que tiene claro que «con los éxitos conseguidos en los últimos años, la afición va a querer que consigamos lo máximo. Lo importante es que todos los jugadores nos sintamos cómodos y podamos aportar mucho al equipo». En el seno del equipo se notó que el juego se equilibra, pero por el momento la idea del cuerpo técnico es no tocar el plan inicial. «Cuando se dice que si acercamos a otro al lado de Sergio nos va a dar una mejor labor defensiva, piensas que puede ser verdad. Esa es la duda, pero pienso que por ahora no debemos cambiar», recalca cuando se habla sobre esa opción.

En ese plan se cuenta con salir con un solo delantero, que ante Corea del Sur fue Morata, que estos días no gana para sustos entre las noticias sobre su posible regreso al Real Madrid (que el club blanco pueda ejecutar la opción de recompra de modo unilateral le agobia) y el golpe que se llevó en la recta final del duelo de Salzburgo. Cuando no se le habla de la Eurocopa, se muestra más optimista que sobre su futuro. «Creo que el nuestro es el grupo más complicado que hay y la verdad es que va a ser muy difícil, pero somos España y pasaremos».

En ese grupo, con República Checa, Croacia y Turquía, Del Bosque ve posible que «alguna vez haya alguna urgencia». «Por eso he probado con Aduriz y Morata», explica. El veterano punta del Athletic suma 37 goles esta campaña y podría comenzar el torneo como titular... dependiendo de quién esté por banda, donde parece Nolito gana puntos. «Hay que estar a disposición del mister, juegue quien juegue, sea quien sea. Ayudar al equipo. Tenemos la idea clara, debemos seguir en esta línea y espero que tengamos una buena Eurocopa. Sabemos a qué jugamos y lo que queremos. Me encuentro cómodo con el estilo de la seleccion», comenta el extremo del Celta. Ahora mismo la idea es que Silva, que ya es el séptimo goleador histórico de la selección (marca un gol cada cuatro encuentros), esté en la derecha y Cesc o Thiago sean el interior que acompañe a Iniesta. El próximo día 7, ante Georgia en Getafe y ya con los finalista de Champions en el grupo, la idea es probar el once similar al estreno ante los checos en Toulouse.