Williams culmina un año de ensueño

Iñaki Williams (i), junto a Cesc, en un entrenamiento de la selección. /
Iñaki Williams (i), junto a Cesc, en un entrenamiento de la selección.

En menos de 12 meses habrá jugado una final de Copa con el Athletic y debutado como internacional absoluto

RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Iñaki Williams compareció este viernes ante los medios en la sala de prensa del estadio Aktiva Park de Schruns, casi justo un año después de que en 2015, un 30 de mayo, jugase y marcase en su primera final con el Athletic en el Camp Nou ante el Barcelona. «He trabajado mucho, pero es verdad que todo ha ido muy rápido. Ahora es turno de intentar recompensar a toda la gente que ha apostado por mí», decía el futbolista rojiblanco con Diego Llorente a su lado. Si no hay contratiempo, Williams debutará con la selección asboluta el domingo en Sant Gallen ante Bosnia.

Más información

El extremo del Athletic rememoró el primer triunfo de España en la Eurocopa hace ocho años. «Estaba en Pamplona en los Sanfermines con mis amigos. Fue una alegría para todos los españoles y lo celebramos como se merece», recordó con una sonrisa. Williams, encantado por cómo han recibido a los jóvenes en la caseta, es consciente de la oportunidad que está recibiendo. «Para nosotros es un premio por toda la temporada que hemos hecho estar con los mejores. Tenemos que dar la talla y hacer que se sienta orgullosos de nosotros», explicó, antes de detallar los consejos que le dio Del Bosque: «Nos dijo que somos uno más y que disfrutemos de la experiencia, pero que estamos aquí por algo».

Los medios locales preguntaron si notan dentro del grupo que los veteranos saben del rol de favorita de la selección: «Somos los vigentes campeones. A priori somos favoritos, los vigentes campeones. Tenemos esperanzas en que seamos campeones, pero tenemos que ir poco a poco, porque hay rivales muy buenos. Partido tras partido, pero las aspiraciones de ganar están ahí», dijo con un tono que desvela su implicación con este grupo. Algo que podría crecer en el futuro y que desea pero que por el momento ve lejos. «Es importante aprender de los mejores y aportar mi pequeño granito de arena y espero no dentro de mucho ser un referente en la selección».

El pamplonés quiso destacar cómo se ha volcado el valle de Montafon con la selección, algo similar a lo sucedido en 2008 y 2010. «El recibimiento es espectacular. Nos han venido a apoyar y desear buena suerte. Mucha gente nos vino a ver al entrenamiento. Damos las gracias». Por último, no se quiso mojar sobre quién ganará la final de la Champions, aunque adelantó que la verán todos en Hotel Lowen donde están concentrados. «Imagino que lo veremos juntos en el hotel, en el lobby. Que gane el mejor, que gane el fútbol, ya que es una final que está muy igualada».

Llorente se quedará

El otro joven que compareció ante los medios fue Diego Llorente, que tiene muchas opciones de ser uno de los dos jugadores que se quedará, junto a Héctor Bellerín, una vez se incorporen este sábado los ocho futbolistas que disputaron finales de Copa (Rico, De Gea, Casillas, Piqué, Alba, Busquets, Iniesta y Morata). «Estamos aquí para lo que necesite el míster, para iniciar esta andadura en la Euro y para aportar. Es un premio el hecho de estar aquí, te reconocen que lo haces bien durante la temporada. Queremos aprender y disfrutar. Disfrutar de la experiencia y aprovecharla, para que en el futuro podamos estar aquí», explicó antes de hablar de las opciones de los que son sus compañeros en el torneo que arranca el 10 de junio. «Somos favoritos, pero eso es teoría. Hay que demostrarlo en el terreno de juego. No habrá partido fácil».

El central ha estado cedido este año en el Rayo por el Real Madrid y es por ello que no oculta sus preferencias de cara a la final madrileña de Milán. «Yo evidentemente voy con el Real Madrid. Supongo que la veremos todos juntos en alguna sala. Mi deseo es que la gane el Real Madrid, lo que será un gran colofón a la temporada».