Dieciseisavos | Vuelta

Isco y Asensio se enchufan en el set al Melilla

Isco celebra uno de sus goles con sus compañeros. / Rodrigo Jiménez (Efe)

Sendos dobletes del malagueño y el balear fulminan al modesto conjunto de la ciudad autónoma en un vendaval de los blancos al que también se sumaron Vinícius y Javi Sánchez

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Una primera parte magistral de Marco Asensio, que luego redondearían en el segundo periodo Isco y Vinícius para completar la goleada que había encarrilado el balear, le valió al Real Madrid para recompensar con un contundente triunfo al público que desfiló por el Santiago Bernabéu en una tarde festiva que los blancos aprovecharon para exhibir la lozanía de un plantel revitalizado por sus jóvenes talentos y que le valió al menos a los futbolistas del Melilla como recuerdo del día en que encararon al rey de Europa sin complejos pero con poca fortuna en una eliminatoria ya sentenciada en la ida.

Dos tantos del balear, autor también de la asistencia que propició el tercero, fagocitaron el corajudo inicio de los pupilos de Luis Miguel Carrión, que mutó su once con seis cambios respecto al que plantó en el Estadio Municipal Álvarez Claro para premiar a una plantilla que está completando una notable temporada en el Grupo IV de Segunda B.

Un bloque que salió determinado a poner en apuros a su poderoso contrincante y que tuvo varias ocasiones para ello, primero con un disparo alto de Yacine y luego con un latigazo de Jilmar que desvió Mizzian para exigir una buena intervención de Keylor Navas, pero que acabó ajusticiado por la contundencia de la escuadra que tutela Santiago Solari en un vendaval ofensivo.

6 Real Madrid

Keylor Navas, Odriozola, Vallejo, Javi Sánchez, Carvajal (Fran García, min. 46), Marcos Llorente (Ceballos, min. 46), Valverde, Isco, Marco Asensio, Vinícius (Fidalgo, min. 78) y Mariano.

1 Melilla

Pedro Luis, Pepe Romero, Mahanan, Richi, Jilmar, Jordi Ortega, Menudo (Brian Martín, min. 59), Ruano (Braim Amar), Óscar García, Mizzian (Otegui, min. 46) y Yacine.

Goles:
1-0: min. 32, Marco Asensio. 2-0: min. 34, Marco Asensio. 3-0: min. 38, Javi Sánchez. 4-0: min. 47, Isco. 5-0: min. 75, Vinícius. 5-1: min. 80, Yacine, de penalti. 6-1: min. 83, Isco
Árbitro:
Alberola Rojas (Comité castellano manchego). Sin amonestados.
Incidencias:
Partido de vuelta de dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en el Santiago Bernabéu ante 55.243 espectadores. El Real Madrid pasa a octavos con un marcador global de 10-1.

Había acudido Solari el envite con un batallón plagado de savia nueva y un par de figuras cuestionadas como Marco Asensio e Isco. Ambos salieron vindicados de un choque vibrante en el que los menos habituales hicieron méritos para seguir comprometiendo a los titulares, cada vez más presionados por el paso adelante de un puñado de auxiliares que están respondiendo con creces a la confianza de su técnico.

Ritmo trepidante

Sin nada en juego más que la imagen y una serie de desafíos individuales, resultó loable la actitud de los locales, que dotaron de ritmo trepidante al partido a medida que se diluía el empuje del Melilla. Diapasón que respondía a la gallardía del once blanco, muy activo y participativo en todas sus líneas, aunque más profundo por el costado derecho que por el izquierdo, donde Carvajal -a pierna cambiada hasta que Solari optó por dar bautismo a Fran García tras el intermedio- se contenía más que Odriozola, en permanente vuelo. Por allí desequilibraba también de cuando en cuando Vinícius, brillante en una internada con pase a Mariano que desvió Mahanan cuando el punta salivaba en boca de gol. Volvió a tenerla el ex del Flamengo a servicio de Isco pero metió demasiado abajo el pie y la bola se fue alta.

Más información

Amo del encuentro a esas alturas, el Madrid lo resolvió en un lapso eléctrico que le permitió a Asensio sellar un doblete y entregar una asistencia.

Fruto el primero de una conducción del balear rubricada con un disparo al palo largo, llegó el segundo sin respiro como corolario a una acometida de Vinícius que tras amagar por dentro se zafó de su defensor saliendo por fuera para soltar un pase atrás que no desaprovechó el mallorquín.

Liberado de la presión que le viene atenazando desde que el club le situó como referente de la era post-Cristiano, el '20' regaló luego un pase magistral para que Javi Sánchez se estrenase como goleador del primer equipo acariciando la bola con el empeine.

Un toque sutil digno del mejor delantero para un central que brilla en sus prácticas con los mayores y que en la recta final cometería un penalti certificado por Yacine para poner la diana de la honra en la cuenta del Melilla. Apenas un lunar en el sobresaliente trabajo del canterano, jefe del eje de la zaga el día en que retornó a ella Vallejo en sus primeros minutos del curso.

Sentenciado ya el duelo, Solari dio carrete a Ceballos, que a los dos minutos de suplir a un de nuevo notable Marcos Llorente, dio el pase a Isco que permitió al de Arroyo de la Miel batir a Pedro Luis con un sedoso golpeo.

Certero en un par de acciones en el primer tiempo, el arquero sería 'vacunado' también por Vinícius en lo que ya era el jolgorio blanco en una acción en la que el brasileño se alió de nuevo con la fortuna.

Isco remataría el set con un tiro ajustado al palo a pase de Fran García, asistente el día que también supuso el estreno de otro de sus compañeros de La Fábrica, Fidalgo. Sólo los problemas físicos que obligaron a Mariano a retirarse antes de tiempo empañaron un tanto el júbilo local en una plácida jornada.

 

Fotos