Octavos | Vuelta

Marcelo va de adelante a atrás e Isco juega poco más de una hora

Isco salta por encima del portero Cuéllar en Butarque. /EFE
Isco salta por encima del portero Cuéllar en Butarque. / EFE

El malagueño y Solari ni se miraron cuando el técnico le sustituyó por el delantero del filial Cristo

AMADOR GÓMEZMadrid

Santiago Solari dispuso en Butarque un 4-2-3-1 con Marcelo como interior izquierdo, Isco en la mediapunta y Vinicius como '9', pero el técnico argentino no tardó ni media hora en retrasar al defensa brasileño a su puesto de lateral, adelantando a Reguilón, antes incluso de que el Leganés se adelantase en el marcador. Después de prescindir del discutido Marcelo en el Benito Villamarín, donde el lateral zurdo no jugó un solo minuto, Solari recuperó al brasileño, pero sorprendió con su posición en una idea inicial de línea de tres con Lucas Vázquez e Isco, que malogró una buena oportunidad de gol en el minuto 29, tardando en disparar a portería el malagueño. Solari sustituyó a Isco, que llegó a jugar también como 'falso 9', en el minuto 68, reemplazándole por el joven delantero del filial Cristo.

Entre el mediocre juego general del Real Madrid, tanto Marcelo como Isco estuvieron excesivamente fallones a lo largo del encuentro. Obligado por la plaga de bajas por lesión, Solari no tuvo más remedio que recurrir a ambos para formar parte del once. Dado que a Marcelo le gusta subir y atacar y defiende poco o nada, el entrenador del Real Madrid decidió darle una oportunidad como interior, pero el experimento a Solari no debió convencerle cuando antes de acabar la primera parte ya apostó por colocarle de nuevo en la banda izquierda de la defensa para que fuese Reguilón quien ocupase ese puesto.

Bastante más enfadado acabó Isco, que después de tantos partidos ninguneado por Solari tuvo que dejar su puesto mediada la segunda parte. El centrocampista y el entrenador ni se miraron mientras Isco abandonaba el césped, en una nueva muestra del distanciamiento, sin remedio, entre jugador y técnico, que no estará al frente del Real Madrid la próxima temporada, mientras el futuro de Isco es una verdadera incógnita.

 

Fotos