La Bañeza se queda a medio camino de la remontada

Momento previo al partido.

El equipo leonés suma ya doce jornadas sin ganar y se deja las opciones en una mala primera parte

RUBÉN FARIÑAS

Las ocho bajas con las que partía La Bañeza a Palencia no parecían el mejor presagio para un equipo que sumaba once jornadas sin ganar. Y esta cuestión se confirmó en la primera parte.

El equipo leonés ha caído por 2-1 en su visita a la Balastera, en un encuentro donde el pundonor de los jugadores les permitió soñar con la remontada en el tramo final.

2 Palencia Cristo

Adriá; Burgos, Ramón, Kaka, Pablo; Blanco, Alvarito (Koné, min.46); Abajo, Adrián Pérez, Kike; Garre (Zubi, min.76)

1 La Bañeza

Kuni: Sergi (Rubi, min.46), Dani, Fidalgo, Hugo; Mateo, Rober, Jair, Ricardo, Rojo; Pablo Martínez

goles
1-0, Garre, min.36; 2-0, Burgos, min.45; 2-1, Fidalgo, min.80
árbitro
Holgueras Castellano (Comité Segoviano) Amonestó con tarjeta amarilla a Pablo Martínez, por La Bañeza
incidencias
Partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada del Grupo VIII de Tercera División disputado en la Balastera de Palencia. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del socio número 1 y fundador del Palencia Cristo

Salió con mejor intención el Palencia Cristo. En la primera aproximación castellana, Kuni tuvo que estirarse para evitar el primer tanto local. Poco después, fueron los bañezanos los que reclamaron penalti por una caída de Pablo Martínez en el área.

El dominio era del Cristo, aunque La Bañeza no perdíó la cara al partido hasta los últimos instantes del primer tiempo.

Todo cambió en el minuto 36, cuando Adri Pérez puso un gran centro y Garre aprovechó de cabeza para colocar el 1-0. También de cabeza tuvo el empate Mateo, pero no acertó a batir a Adriá. Y quien sí puso mas tierra de por medio, justo antes del descanso, fue Burgos, que anotaba el 2-0 para retirarse a vestuarios con un resultado muy en contra.

En la segunda mitad, los leoneses tiraron de corazón para revertir la situación. En una buena aproximación, el guardameta del Palencia Cristo tuvo que despejar el balón para evitar que recortaran distancias.

Se metió de lleno en el choque La Bañeza a diez del final. Jair sacó una falta y Fidalgo aprovechó el rechace para establecer el 2-1 que daba vida a los visitantes.

Y vaya si tuvieron vida los chicos de José Díez. Rojo se topó con el palo en los compases finales y no pudo colocar las tablas que hubieran sido un merecido premio al carácter leonés.

 

Fotos