El Astorga se vuelve a quedar con la miel en los labios

Momento del partido en el Montecillo./
Momento del partido en el Montecillo.

El equipo leonés, que a cinco minutos del final estaba clasificado para el playoff, no obtiene recompensa a su excelente final de temporada

R.FARIÑAS

Cuando un equipo lo intenta hasta el último suspiro y cuando muere con las botas puestas, en una temporada con puntuación de récord, sólo se puede aplaudir el desgaste y tratar de levantar el ánimo de una plantilla que vuelve a quedarse a los pies de la gloria.

1 Arandina

Lallana; Plaza, Peña, Diego Rubio, Paris; Ruba, Fer Rubio; Mozo, Escudero (Del Olmo, min.76), Nacho Pérez (Abad, min.60); Adeva (Barahona, min.60)

1 Atlético Astorga

Berlana; Emilio, Jesús, Víctor, Jorge; Gonzalo, Peláez (Ayoud, min.66); Taranilla, Javi Amor (Marquitos, min.81), José Manuel; Puente (Albertín, min.90)

goles
0-1, Peláez, min.35; 1-1, Diego Rubio, min.95
árbitro
Rivera García (Comité Vallisoletano)
incidencias
Partido correspondiente a la trigésimo octava jornada del Grupo VIII de Tercera División disputado en el Montecillo de Aranda de Duero (Burgos)

Claudicó el Atlético Astorga, pero lo hizo de pie, ante la Arandina y teniendo el playoff a tan solo cinco minutos de distancia. El conjunto maragato cedió un empate (1-1) en el último instante y conociendo que el Numancia B había remontado en el 86 ante la Cebrereña.

La primera mitad estuvo igualada, con un conjunto ribereño que fue creciendo con el paso de los minutos y al que Peláez paró en seco en el minuto 35. el capitán remató de cabeza un centro de Taranilla, Sebas no pudo hacerse con el balón y el rechace lo aprovechó el propio jugador para poner el 0-1 en el Montecillo.

El resultado era el soñado al descanso, cuando el filial numantino caía en Ávila y el Astorga rozaba la gloria de la carambola.

Decepción final

Aguantaron los pupilos de Miñambres en la segunda parte, esperando a la contra para tratar de sentenciar el partido. Poco a poco, el choque se fue descontrolando.

Dos goles en un minuto cantados por el transistor descolocaron al equipo maragato. Empataba la Cebrereña y acto seguido el Numancia se volvía a colocar por delante. En esa vorágine y decepción, la Arandina aprovechó la última jugada del partido para asestar el golpe de gracia y poner el empate.

El Atlético Astorga se queda con la miel en los labios, muy cerca del playoff, un año más, y deberá volverse a reinventar la próxima temporada, ya sin Sagrario González en la directiva.