Mundial Francia 2019

Shanice van de Sanden, de fulminar al Barça a liderar a Holanda

Shanice van de Sanden, durante el partido ante Camerún. /EP
Shanice van de Sanden, durante el partido ante Camerún. / EP

La futbolista del Olympique de Lyon, autora de dos asistencias en la final de la Champions, busca el único título que le falta, la Copa del Mundo

YASSINE KHIRI (COLPISA / AFP)REIMS

Incisiva por la banda luciendo un peinado de leopardo, la holandesa Shanice van de Sanden cabalga por los estadios franceses en el Mundial femenino tras destrozar al Barcelona en la final de la Liga de Campeones con sus asistencias.

La jugadora del Olympique de Lyon, al que llegó procedente del Liverpool, ha hecho de los pases decisivos en las finales europeas una de sus muchas señas de identidad. El pasado mayo en Budapest, la enérgica extremo de 26 años desarboló al Barcelona en la final de la Champions femenina (4-1) con dos asistencias. Fue su segundo título europeo con la poderosa escuadra francesa. El año anterior ya había hecho de las suyas. Gracias a sus tres asistencias contra el Wolfsburgo (4-1, con prórroga) en la final, el Lyon había conseguido su tercer título consecutivo en la prestigiosa competición.

Su posición en el terreno de juego, su sentido del espectáculo, así como el hecho de vestir también las camisetas del Lyon y de Holanda hacen inevitables las comparaciones con su compatriota Memphis Depay. «¿Si soy una 'Memphis' en mujer? Tal vez (risas). No, yo soy Shanice van de Sanden», dice.

Similitudes con Depay

Campeona de Europa en 2017 con la selección femenina, Van de Sanden busca en 2019 el único título que le falta: la Copa del Mundo, en Francia, donde ella ya ha levantado todos los trofeos posibles a nivel de club. ¿Con el mismo estilo de juego que Memphis? «Oh, no, ¡él es mucho más técnico que yo (risas)! Yo soy rápida, pero sólo un poco técnica. Él es mejor en esta faceta, sobre todo en los golpes francos, donde es muy bueno, al contrario que yo», afirmó a la Afp en una entrevista realizada antes del inicio de la competición mundialista. «Es verdad que somos bastante rápidos. Soy importante para la selección femenina y él para la selección masculina. Por lo que sí, tenemos algunas cosas en común», añadió con una sonrisa.

Decepcionante en el primer partido de la fase de grupos contra Nueva Zelanda (1-0), la '7' dio su primera asistencia en el torneo contra Camerún (3-1) el sábado. Frente a Canadá, el jueves (18:00 horas) en Reims, las 'Leeuwinnen' (leonas en flamenco) jugarán por la primera plaza del grupo E.

Además de sus similitudes en el campo, las dos estrellas holandesas también se parecen a nivel de imagen: el peinado leopardo de Shanice ha sido una bendición para los fotógrafos desde el inicio del Mundial. Memphis, amante también del felino, tiene tatuada en su espalda una gigantesca cabeza de león.

A los dos futbolistas les gusta el espectáculo. Muy aficionado del rap 'bling bling', Depay gusta de compartir sus improvisaciones en las redes sociales, mientras que Van de Sanden, armada a todas horas con un palo de selfi, prefiere jugar el papel de animadora para calentar el ambiente de su equipo en las noches de títulos. «Nos vemos todos los días en Lyon porque entrenamos y comemos en el mismo sitio. Nos conocemos bien, hablamos a menudo», explica la jugadora. «A veces salimos por la ciudad para comer juntos. Es una bonita relación. No nos vemos como hermano y hermana, sino como amigos».