Mundial Francia 2019

Marta Corredera: «Estar en el Mundial es la recompensa al trabajo»

Marta Corredera. / Foto: Óscar Chamorro I Vídeo: Virginia Carrasco

La jugadora del Levante afronta el Mundial con el objetivo de «hacer un buen papel» y «conseguir la clasificación para los Juegos Olímpicos»

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Marta Corredera es una de las veteranas de la selección y su currículum dice que ha jugado en Espanyol, Barcelona, Arsenal, Atlético y ahora Levante. «Se van dando las situaciones idóneas y los entrenadores confían en ti y te das cuenta que eres profesional. Igual hace dos años que soy consciente de que soy profesional y vivo de esto», confiesa esta futbolista nacida en Tarrasa: «Quizá por eso mi referente sea Xavi».

Extrovertida y con las ideas claras, tiene claro que el crecimiento que está experimentando el fútbol femenino es muy importante pero hay que ser prudente. «Lo único que pedimos es que estas jugadoras que vengan detrás valoren lo que nos ha costado a nosotras llegar hasta aquí y a todas las que estuvieron antes que nosotras», señala. «Somos la cara visible de esta sociedad que quiere este cambio y estamos protagonizando el cambio hacia otra nueva mentalidad».

Parecía que no llegaba nunca pero comienza el Mundial.

Llegamos con ganas e ilusión. Este equipo ha crecido mucho en los últimos cuatro años. Nos conocemos más, somos mejor grupo, jugamos mejor al fútbol y físicamente hemos dado un paso adelante.

Escuchándola, uno se deja llevar por el optimismo.

Es un error hablar de objetivos. Primero hay que pensar en ganar a Sudáfrica y luego lo que vaya viendo vendrá. Cuando miras más allá de lo primero que tienes se sueles estrellar y cometer errores.

¿Qué supone participar en una cita tan importante?

Todo. Es la recompensa a todo el trabajo. Me preguntan mucho por ello. La gente que hay fuera solo ve a la Marta Corredera del campo, sólo me ven dos horas durante la semana y todas somos más que dos horas a la semana. Hay mucho trabajo, muchas renuncias, mucho sacrifico, gente que tiene que compaginarlo con su trabajo… Estar en el Mundial es la recompensa a todo el sacrifico que haces.

Pero siempre se aspira a ganar. ¿Cuáles son sus sueños deportivos?

Ganar un Mundial o una Champions, pero eso para mí en cuanto a deportivo.

¿Y en lo personal?

Sería un sueño ser referente para todas esas niñas que vienen por abajo y se fijen en nosotras. Que hemos tirado muchas barreras y somos un poco la generación del cambio. MI sueño sería que se nos reconozca eso por parte de las niñas.

Lo que está claro es que ahora son la referencia de las niñas que empiezan a jugar al fútbol.

Somos la cara visible de esta sociedad que quiere este cambio y estamos protagonizando el cambio hacia otra nueva mentalidad. Lo tenemos en nuestras manos. Si no somos nosotras que vamos a jugar un Mundial y que todo el mundo tiene puesto el foco en nosotras. Pero que después del Mundial no venga una nube negra y todo desaparezca. Necesitamos que ese boom que estamos teniendo no se pare y siga.

¿Qué consejo les daría?

Que disfruten porque pasa todo muy rápido. Si tienen que llegar llegarán, porque no lo decidirán ellas. Que aprendan mucho y disfruten

¿El objetivo es igualarse con el fútbol masculino?

No quiero equipararme al fútbol masculino. Somos totalmente diferentes. El fútbol masculino hace 40 años estaba en esta situación. Como trabajadoras tenemos que tener nuestros derechos básicos. Es un gran paso y entre nosotras lo hablamos, pero alguien tiene que ser la pionera y derribar muros. Lo único que pedimos es que estas jugadoras que vengan detrás valoren lo que nos ha costado a nosotras llegar hasta aquí y a todas las que estuvieron antes que nosotras.

Si pudiera pedir un deseo…

Igual te diría jugar unas Olimpiadas. Conseguirlo pasa por hacer un buen papel en el Mundial. Es un objetivo que todas tenemos en la cabeza.

Antes me hablaba de que son mejor grupo. ¿En qué se nota?

En un equipo todo el mundo tiene su rol, unas más extrovertidas, otras más serias o que necesitan más su espacio. Solemos estar mucho tiempo juntas, jugamos a cartas, a juegos de rol… que son divertidos.