https://static.leonoticias.com/www/menu/img/deportes-cultural-desktop.png
Segunda B

Luque y Sergio Marcos, batalla por ser la brújula de la Cultural

Instante del cambio de Luque por Sergio Marcos en el partido de este sábado./CyDL
Instante del cambio de Luque por Sergio Marcos en el partido de este sábado. / CyDL

Los dos centrocampistas han demostrado ser capaces de llevar el ritmo de juego de la Cultural, si bien es cierto que cada uno le mete una marcha distinta al equipo

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Era una de las grandes dudas en el primer once de José Manuel Aira para esta temporada: ¿Julián Luque o Sergio Marcos? En los días previos al partido, era uno de los grandes debates entre los aficionados culturalistas que tenían, más o menos claro, el resto del once.

Finalmente, Aira apostó por Luque, pero dio la alternativa a Sergio Marcos en el último cuarto de hora, curiosamente, uno de los mejores tramos de juego de la Cultural en todo el partido.

La batalla entre el de Torrelavega y el de Sacedón parece estar servida por hacerse un hueco en el once, por ser, al fin y al cabo, la brújula de la Cultural de Aira.

Dos buenas brújulas, pero con 'marchas' diferentes

Ambos han demostrado ser capaces de llevar el ritmo de juego del cuadro leonés, de ser su metronómo, de jugar y hacer jugar. De Sergio Marcos es indiscutible, después de temporada y media en León, mientras que Luque ha tenido la opción de mostrarlo en pretemporada.

Los dos son capaces de hacerlo, pero imprimiendo un ritmo diferente, marchas distintas, al equipo. Y eso se reflejó este sábado sobre el césped del Reino de León.

Luque, futbolista que ha crecido tanto en la mediapunta como, en ocasiones, en el extremo, no tiene impedimentos en dar más velocidad al juego, menos horizontalidad y apostar por llegar al área cuanto antes. En ocasiones, le fue a la Cultural con este plan, especialmente en los primeros compases del choque y en el tramo final de la primera mitad.

Pero Luque no dio lo que pedía, con el paso de los minutos, el partido. Así lo aseguró Aira en rueda de prensa, donde afirmó que echó en falta pausa y tranquilidad, saber pararse en determinados momentos y jugar con más paciencia.

La pausa llegó con Sergio Marcos

Eso fue lo que aportó Sergio Marcos. Es su seña de identidad. El alcarreño es un mediocentro de más toque, paciencia y horizontalidad. Con su entrada el equipo se calmó, jugó más cómodo y tuvo más la posesión.

Cierto es que a todo ello ayudó el paso atrás del Amorebieta - quizá una consecuencia del ritmo de juego impuesto por Marcos -, pero se crearon dos ocasiones muy claras: el gol anulado a Dioni y la de Iván González, si bien es cierto que llegó a balón parado.

Más allá de quien acabe siendo la brújula culturalista en la mayoría de ocasiones, Aira ha podido comprobar en partido oficial que cuenta con dos alternativas para dar un ritmo u otro a los partidos con la presencia de Luque y Sergio Marcos.