https://static.leonoticias.com/www/menu/img/deportes-cultural-desktop.png
Segunda B

La Cultural exhibe todo su músculo y despeja las posibles dudas

Los jugadores de la Cultural celebran uno de los goles. / Peio García

La Cultural, que dejó por primera vez la portería a cero, se llevó el triunfo pasando por encima del Burgos con los goles de Rodas, Luque, Pichín y Dioni

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Era un día para marcar la pauta. Y la Cultural lo hizo. En una brillante exhibición, en una tarde de quilates, el cuadro leonés pasó por encima de un desahuciado Burgos (4-0), que no tuvo nada que hacer ante una Cultural desatada.

4 Cultural

Leandro; Aitor Fernández, Rodas (Virgil, min. 80), Iván González, Castañeda; Alfonso, Luque, Sergio Marcos; Gudiño (Roberto Fernández, min. 64), Kawaya (Pichín, min. 75), Dioni

0 Burgos CF

Palatsí; Carlos Martínez, Undabarrena, Córdoba, Raúl Sánchez; Pisculichi (Andrés, min. 74), Goti, Indiano (Marcelo Santos, min. 57), Borja Sánchez; Juanma, Toché (Wilson, min. 69)

GOLES
1-0, min. 12, Rodas. 2-0, min. 40, Luque. 3-0, min. 77, Pichín. 4-0, min. 89, Dioni.
Árbitro
Pastoriza Iglesias (Colegio Gallego). Mostró amarilla a Rodas y a Aitor Fernández por parte de la Cultural y a Indiano, Borja Sánchez y a Undabarrena por parte del Burgos CF
INCIDENCIAS
Estadio Reino de León. 5.805 espectadores.

En una tarde emotiva, con el regreso de un Palatsí ovacionado por el Reino de León y el homenaje al presidente de la Delegación de Fútbol de León, 'Tino' García, el choque se presentaba como clave. Dos candidatos a todo se jugaban credibilidad, no perder comba, no empezar a moverse entre arenas movedizas.

La Cultural no quería tropezar y caer en ese terreno inestable. Y la mejor receta era salir desde el inicio a por todas. El cuadro leonés mostró una gran imagen en el inicio del choque, achuchando y presionando, no dejando estar cómodo al Burgos y dominando el partido. La primera ocasión no tardó en llegar: en el minuto 3, Luque remató un centro desde la banda que se fue al palo.

La grada se llevó las manos a la cabeza por primera vez, pero era un aval para creer, para la esperanza. Tras colocar las manos en su lugar natural, la afición de la Cultural volvió a ver algo que le gustaba. El cuadro de Aira dominaba, llegaba, embotellaba a un rival entregado al control leonés, pero faltaba el gol.

Rodas, segundo gol en dos partidos

Y llegó. Llegó desde los aires, descolgado desde el 'techo' del Reino de León. Allí arriba cazó Héctor Rodas el saque de esquina que Kawaya puso en el corazón del área. Y con el corazón, con enorme potencia y autoridad, el valenciano se elevó, remató con fuerza y picado y alejó el balón de la zona de influencia de Palatsí. La Cultural ya mandaba en el marcador.

No solo eso gustaba a la grada. Un equipo que se había mostrado débil, tembloroso e inseguro en defensa, estaba mostrando una imagen totalmente distinta. Solvente, eficaz y fiable, apenas recibió un acercamiento peligroso de un Burgos al que los fantasmas de partidos pasados comenzaban a aflorar en su cabeza.

Control y seriedad marcaban el paso de la Cultural, que pudo tener el segundo en una gran combinación entre los dos 'agitadores' principales del cuadro leonés, Gudiño y Kawaya, que acabó con un remate alto del argentino. Pero el Burgos acabó reaccionando. Un equipo con esa calidad, esa valía y ese amor propia acabaría despertando, aunque sin resultado. Rodas despejó la ocasión más clara de los visitantes, un toque de cabeza de Pisculichi para un Toché que, solo, esperaba en boca de gol para empujar.

Kawaya lanza a la Cultural, Luque anota el segundo

Parecía que eran los minutos donde más sufría la Cultural. O, al menos, donde estaba menos cómoda. Pero el cuadro leonés cuenta con un arma letal, un as en la manga que cuando más oscuro es el panorama culturalista, llega para aportar luz. Él es Andy Kawaya, que agarró el balón en campo propio, cabalgó en dirección al gol, cedió la pelota a Dioni y el malacitano, con un pase atrás, entregó en bandeja el tanto a un Luque que, con un remate de primeras, raso y ajustado con la zurda puso el 2-0.

La Cultural se iba tranquila, dominando y segura al descanso. Era un golpe sobre la mesa, una victoria autoritaria y con una gran imagen ante un rival que, si bien es cierto que no ha comenzado bien el campeonato, está destinado a luchar por todo este curso.

Pareció salir el Burgos con una marcha más en el segundo tiempo, pero fue un espejismo. Dos centros lejanos crearon cierta incertidumbre en el área leonesa. Pero no fue a más, la Cultural volvió a tomar el control del choque y tuvo una ocasión por medio de Gudiño, que enganchó un remate desde la frontal que despejó Palatsí con una gran estirada.

Dominio plácido de la Cultural

Más allá de los dos acercamientos del inicio de la segunda mitad, el Burgos no hizo mayor acto de presencia. El conjunto blanquinegro estaba a merced de la Cultural, del juego leonés, del dominio de los blanquillos que querían dejar cerrado cuanto antes el choque.

El principal objetivo de los de Aira, más allá de la victoria, era dejar la portería a cero. Por ello, ese afán de llenar más la 'bolsa' goleadora de la Cultural no fue tan impetuoso como el de no descuidar la marca ni la espalda de la defensa, para poder, al fin, acabar imbatidos un partido.

Pichín revoluciona el final

Ese era el objetivo, pero sin renunciar a hacer más grande la brecha si se daba la posibilidad. Y llegó. Castañeda metió un balón a la espalda de la defensa del Burgos para Pichín que, un minuto después de entrar en el campo en lugar de Kawaya, controló el balón y definió con un perfecto remate cruzado para poner el 3-0.

El reto mayúsculo, el de dejar la portería a cero, casi se desbarata en el minuto 88. Un despiste en defensa permitió a Juanma aparecer solo en el área pequeña para cabecear solo, pero apareció un gran Leandro para salvar la situación.

Pero, para responder a esta ocasión de peligro, llegó el cuarto. Con una contra perfecta, Pichín asistió a Dioni que, después de un partido de mucho trabajo, tuvo su premio con el último gol del partido.

La Cultural dio un golpe sobre la mesa. Por primera vez en la temporada, los leoneses no encajaron goles y dominaron, se exhibieron y dejaron claro que son uno de los equipos a batir ante un Burgos que no tuvo reacción posible en el Reino.