https://static.leonoticias.com/www/menu/img/deportes-cultural-desktop.png

La Cultural espera que el trabajo con la base se refleje en tres años

Desayuno informativo con los medios de comunicación./
Desayuno informativo con los medios de comunicación.

El director general y el director de la cantera ofrecen a los medios la metodología del club con los más pequeños y apuntan al juvenil como «asignatura pendiente»

RUBÉN FARIÑASLeón

Una metodología digna de los mejores clubes del mundo. Una estrategia de futuro que no tardará en dar sus frutos.

La Cultural y Deportiva Leonesa lleva cuatro años invirtiendo en su futuro. Todo comenzó en 2015, con la llegada de Aspire, y de la mano de Óscar Garro, momento en el que se dieron cuenta que de los 7.000 futbolistas que tiene la provincia en 30 años ninguno había llegado a Primera Divisón.

En aquella época, la entidad tenía una cantera de baja cualificación, unos entrenadores de perfil bajo e individualistas. A ello se sumaban plantillas incompletas y jugadores de bajo rendimiento.

A partir de ahí, y con el desembarco de Carlos Antoñán como director de cantera, el club reorganizó su estructura y creó un organigrama de trabajo que este jueves han presentado ante los medios.

Formar técnicos y captar jugadores talentosos fue el primer paso. Todos ellos se incorporarían a una idea: fútbol recreativo y fútbol rendimiento.

Organigrama de la cantera de la Cultural.
Organigrama de la cantera de la Cultural.

Los objetivos que persigue la Cultural es que los jugadores de la provincia de León alcancen el primer equipo y que los técnicos fueran jóvenes con capacidad de moldearse y que corrigieran desde el acierto y no desde el error.

En una amplia exposición de diapositivas, Llamazares y Antoñán han explicado la metodología de la entidad con su fútbol formativo. Incorporar figuras como coaching, fisioterapeutas o readaptadores han elevado la calidad y permitido que se empiece a vislumbrar el éxito.

Actualmente, el club cuenta con nueve jugadores en la selección de Castilla y León y catorce han sido preseleccionados el pasado año. A ello suman 14 clubes conveniados en la provincia.

Felipe Llamazares ha pedido «paciencia» para este trabajo a largo plazo y espera que en tres años el fruto se empiece a ver con jugadores que lleguen al primer equipo con el rendimiento óptimo alcanzado.

El Júpiter está cuajando una temporada por encima de lo esperado. El juvenil es la cuenta pendiente, ya que se entiende que el ascenso a División de Honor es obligatorio. Otros equipos, de categorías inferiores, se encuentran bien posicionados.

El trabajo con la cantera supone una inversión de 300.000 euros anuales. Con ello, se está logrando que muchos leoneses vuelvan a la Cultural y que otros no quieran salir a entidades del entorno.