https://static.leonoticias.com/www/menu/img/deportes-cultural-desktop.png
Segunda B

Zelu y Aridane lideran la reacción de la Cultural

Aridane fue el gran protagonista de partido. / CyDL

La entrada en el inicio de la segunda mitad del extremo andaluz y los dos goles del canario, que se reivindica en el día del debut de Dioni, devuelven a la Cultural a la senda de la victoria

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Un agitador y un 'killer'. Con esta «sencilla» receta, la Cultural ha superado a un ordenado y expeditivo Pontevedra, que maniató al cuadro leonés en la primera mitad, pero no pudo con la hiperactividad de Zelu en la segunda. Los leoneses, con un doblete de Aridane para reivindicarse en el día del debut de Dioni, que dispuso de menos de diez minutos, superaron a los pontevedreses por 2-1.

Ambos equipos se jugaban mucho, más la Cultural, y se notó desde el primer minuto con las precauciones que los dos contendientes se tomaron sobre el césped. Más preocupados de la espalda que de la cara, las impreciosiones reinaron en el césped leonés.

2 Cultural

Palatsí; Saúl, Iván González, Bernal, Viti; Yeray, Capilla (Señé, min. 61), Sergio Marcos; Ortiz, Hugo Rodríguez (Zelu, min. 46), Aridane (Dioni, min. 85)

1 Pontevedra

Edu; Nacho López, Churre, León, Castro; Kevin (Mouriño, min. 75), Romay (Álex Fernández, min. 84), Álex González, Pedro Vázquez (Javi Pazos, min. 64); Arruabarrena, Berrocal

GOLES
1-0, min. 48, Aridane. 2-0, min. 67, Aridane. 2-1, min. 88, Álex González
ÁRBITRO
Ruipérez Marín (Colegio Manchego). Mostró amarilla a Yeray y a Señé por parte de la Cultural y a León, Víctor Vázquez, Romay, Álex Fernández y a Kevin por parte del Pontevedra

Reacciones

La Cultural tenía clara su idea y el Pontevedra también. Los de Aira querían la pelota, querían la posesión y buscar el gol a base de rondar y rondar el área rival hasta encontrar un resquicio por el que colarse. Los de Luismi, por su parte, tenían el plan cristalino: estar ordenados en defensa, no conceder nada y golpear a la contra.

Los dos equipos se anularon. No había ocasiones, apenas había peligro y el choque pasó a ser aburrido. La Cultural buscaba con insistencia las bandas para enviar centros al área, que no fueron precisos y no encontraron rematador.

La Cultural, sin soluciones

Además, los balones largos a la espalda de la defensa pontevedresa en busca de aprovechar la velocidad de Ortiz y Hugo Rodríguez fueron otro recurso, anulado por la trampa del fuera de juego que tan bien ejecutaron los gallegos.

Pasaban los minutos y las ocasiones no llegaban. Un disparo lejano de Sergio Marcos y una respuesta similar de Berrocal fueron todo el bagaje ofensivo de la primera media hora de juego marcada por los errores, la poca fluidez de juego y la ausencia de regularidad en el fútbol de ambos conjuntos.

Pero, lo cierto, es que el Pontevedra estaba cómodo con el planteamiento de partido existente, mientras que los nervios y la ansiedad en la Cultural comenzaba a aflorar, poco a poco, haciéndose notar en ciertos pases y decisiones que se tomaron con precipitación.

Nerviosismo y errores

Estos fallos estuvieron a punto de costar un gol a la Cultural. Saúl perdió la pelota en las inmediaciones del área leonesa, dejando una clara ocasión al Pontevedra. Pedro Vázquez disparó, pero un expeditivo Bernal se lanzó al suelo para taponar el tiro.

Los de Aira respondieron con un potente chut de Yeray que se marchó cerca del poste pero un nuevo error en la salida de balón dio al Pontevedra otra clarísima ocasión de gol.

En un tres contra una, Arruabarrena disparó defectuosamente cuando tenía todo a su favor para batir a Palatsí. Pese a dominar la primera mitad sin ocasiones, la Cultural se fue al descanso con la sensación de haber salvado el pellejo.

La retirada de la nieve

Zelu revoluciona el partido

Algo había que tocar. Aira sabía que tenía que revolucionar el partido, cambiar el 'status-quo' del mismo, sacar al Pontevedra de su zona de confort. Y confió en Zelu, un experto 'agitador' para tratar de poner el partido de lado blanco.

Así nos los narró Carlos García

Tuvo efecto la entrada del andaluz, que ingresó en el campo en lugar de un negado Hugo Rodríguez. En una de sus primeras apariciones, asistió a Saúl, que apuró la línea de fondo y centró. El balón se paseo por el área, sin que nadie del Pontevedra despejara el peligro. Ortiz alcanzó la pelota, dio un pase atrás y Aridane, ante el desconcierto generalizado de la zaga granate, anotó a puerta vacía.

Con el marcador a favor, se vieron los mejores minutos de la Cultural, activada con la entrada de un atrevido e intenso Zelu, que no dejó de intentar desbordar y desarmar el orden de la zaga gallega. Eso sí, el Pontevedra se estiró tras el gol leonés porque necesitaban empatar para no irse de vacío del Reino de León.

Aridane se hace valer

Eneko Capilla, que no llegó a rematar un gran envío de Zelu, y Ortiz, con un centro envenenado, rozaron el gol, pero Romay también advirtió a la Cultural con un remate de cabeza que se fue alto por poco.

Pero, si en alguien estaban los ojos puestos, era en Aridane. La competencia para el delantero había llegado y estaba a unos metros, en el banquillo. De hecho, Dioni ya estaba calentando, por lo que el canario debía hacerse valer y un delantero sólo puede hacerlo de una manera: con goles.

Y así lo hizo Aridane, que dio tranquilidad al Reino de León. Saúl, una tortura para el Pontevedra en la segunda mitad formando dupla con Zelu por el costado derecho, envió un gran centro al área que Aridane resolvió como los grandes goleadores: anticipándose al defensa, rematando en el primer palo y cerrando la posibilidad de que el portero rival pudiera hacer nada. La Cultural ponía el 2-0.

Este gol dio tranquilidad, comodidad y autoridad a la Cultural. La calma regresó al cuadro leonés, que movió la pelota, buscó el tercero y volvió a dar esa sensación de equipo ganador. Sólo Álex González, muy activo y atrevido, generaba algo de peligro en el Pontevedra, pero su actuación se quedaba escasa con la falta de acompañamiento del resto de jugadores granates.

Fiesta por el debut de Dioni y susto del Pontevedra

Era un momento festivo. A todo ello se sumó el debut de Dioni. En el minuto 85, Aira dio entrada al delantero malagueño en lugar de Aridane. La grada ovacionó al canario, autor de un doblete vital para la Cultural, y dio cariño al recién llegado.

Pero, en mitad de este ambiente, llegó el gol del Pontevedra. Un tremendo zapatazo de Álex González metió el miedo en el cuerpo a la Cultural. Los gallegos recortaban distancias y pelearían hasta el final por el triunfo.

El saber estar de la Cultural y la experiencia del equipo leonés hizo que el partido 'durmiera' en los últimos minutos. Apenas se jugó y los puntos se quedaron en casa.

Eran vitales, ya que esta victoria, sumada a la derrota de la Ponferradina, hace que los leoneses alcancen al cuadro berciano y sigan con su trayectoria ascendente.