https://static.leonoticias.com/www/menu/img/deportes-cultural-desktop.png
Segunda B

Hugo Rodríguez salva el orgullo de la Cultural en un partido desastroso

Gol del empate de la Cultural. / Burgos Conecta

El extremo jerezano, con dos goles en el tramo final, rasca un empate después de que los leoneses fueran cayendo 2-0 ante el Burgos después de una de las peores actuaciones de la temporada

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Sólo el coraje, el corazón y el orgullo ha salvado a una desastrosa Cultural. La tensión por sobrevivir y por la permanencia, unida al amor propio que sacó el cuadro leonés, con un nombre en mayúsuculas, Hugo Rodríguez, ha evitado el desastre en Burgos. Los de Aira han empatado 2-2 en El Plantío después de ir perdiendo 2-0 tras un partido, en el que en buena parte del mismo la Cultural mostró una de las peores caras de la temporada, en el que el jerezano, con un doblete, ha sido el héroe blanco.

Los dos equipos se jugaban mucho y en el inicio lo demostraron. Burgos y Cultural salieron revolucionados, quizá en exceso, al césped de El Plantío. Con el cuadro blanquinegro tratando de mandar en el juego en el inicio, la primera ocasión fue de la Cultural. En una contra llevada de forma fenomenal por Yeray, Liberto, a pase de Kawaya, disparó alto sobre el portal de Saizar.

2 Burgos CF

Saizar; Andrés, Undabarrena, Borda, Kevin; Jagoba, Cruz; Borja (Ojog, min. 90+1), Chevi (Fer Ruiz, min. 62), Goti (Annor, min. 83); Cervero

2 Cultural

Palatsí; San Emeterio (Hugo Rodríguez, min. 56), Pablo Vázquez, Vicente Romero, Viti; Yeray, Antonio Martínez; Kawaya (Zelu, min. 56), Señé (Romagnoli, min. 69), Liberto; Aridane

GOLES
1-0, min. 21, Chevi. 2-0, min. 61, Goti. 2-1, min. 83, Hugo Rodríguez. 2-2, min, 90+3, Hugo Rodríguez
ÁRBITRO
Lou Ballano (Colegio Aragonés). Mostró amarilla a Aridane y a Kawaya por parte de la Cultural

Reacciones

Esta ocasión animó a los de Aira, que había estado en los tres primeros minutos un tanto a merced del Burgos. Esta oportunidad activó a los leoneses, que tiraron de corazón e intensidad para intentar hacer daño a la buena defensa blanquinegra. Solo Andrés, tras una buena combinación con Goti, inquietó a la Cultural.

Liberto volvió a tenerla al aprovechar un error de Saizar, pero su disparo se fue fuera. Estaba siendo mejor la Cultural ante un Burgos que sólo estaba tirando de un recurso: los balones largos a Cervero para tratar de encontrar una prolonganción y buscar la espalda de la zaga de la Cultural.

Mazazo en forma de gol

Este había sido uno de los múltiples talones de Aquiles de una defensa de la Cultural que esta temporada no ha encontrado solidez ni regularidad en todo el curso. El balón parado o los huecos a la espalda han costado puntos a los leoneses y el Burgos lo sabía. Y lo aprovechó.

En un balón a la espalda de Vicente Romero y Viti, Goti hizo de las suyas. El habilidoso extremo blanquinegro se llevó la pelota, levantó el periscopio y vio en el área a Chevi. Al mediapunta envió un cent preciso y raso para que el '10' adelantar al Burgos. Fue un mazazo para la Cultural, un jarro de agua frío tremendo, un golpe del que iba a costar levantarse.

No encontró la manera de recuperarse el cuadro leonés. No les salía nada, quizá por falta de actitud, falta de entrega o, simplemente, por un aspecto psicológico. De la buena imagen del primer cuarto de hora, la Cultural pasó a ser un zombi sobre El Plantío, errando pases sencillos o insistiendo en intentar entrar por dentro, sin abrir el campo ante un rival encerrado.

Así lo vivimos en directo

Un 'zombi' en El Plantío

Sólo los arreones de coraje de jugadores que siempre echan un extra de corazón al fútbol, como Yeray, Viti o Antonio Martínez, daban cierto ánimo a una afición que siguió dejándose oir en El Plantío, pese a estar representado por 250 aficionados frente a los varios millares de burgalesistas. La afición trataba de tirar de un equipo que no era capaz de reponerse del gol local.

Señé, con una pared que finalizó con un disparo que se fue fuera, y un centro chut de Borja San Emeterio fueron las únicas ocasiones con las que la afición leonesa pudo ilusionarse con el gol. El desorden, el caos, los nervios y la tensión eran evidentes en una Cultural que se descosió, en un equipo donde la anarquía se impuso, con roles y posiciones por momentos que nada tenían que ver con la lógica.

Tocada. Así se fue la Cultural al descanso después de recibir, una vez más, un gol por un error propio que volvía a lastrar al cuadro leonés, que tenía que buscar la remontada en el descanso. La reanudación no fue mejor para la Cultural, que vio como los burgaleses crearon las primeras jugadas de peligro.

Así nos lo contó Carlos García

Goti hunde a la Cultural

Aira intentó revolucionar el partido. Hugo Rodríguez y Zelu entraron al campo en lugar de San Emeterio y Kawaya para tratar de dar otro aire a la Cultural, para tratar de darle pulsaciones a un equipo en una situación muy preocupante. En la primera pelota que tocó Hugo Rodríguez llegó, quizá, la mejor ocasión leonesa. El centro del jerezano llegó a Señé, que se quedó solo ante Saizar pero su disparo lo repelió el meta con el portero.

Perdonó la Cultural y lo pagó. Porque el Burgos, prácticamente en la siguiente jugada, volvió a aprovechar un error culturalista. Los blanquinegros recuperaron el balón en la salida de pelota de la Cultural, montaron una gran contra que Chevi finalizó con una asistencia para Goti que, tras irse de Palatsí, puso el 2-0 en el marcador. La Cultural estaba contra las cuerdas.

La situación era dramática. Había que probar cosas nuevas, mover el árbol, sorprender. Aira lo buscó sacando del césped a Señé y dando la alternativa a un jugador del filial, Romagnoli, en un gran estado de forma y mental en Tercera que podía contagiar a sus compañeros.

Hugo Rodríguez resucita y saca un punto

Tardó diez minutos en reaccionar la Cultural, cuando apenas quedaba un cuarto de hora de juego. Casi más por inercia y por orgullo que por juego y fe, los leoneses comenzaron a empujar algo más, forzando varios córners y mandando balones colgados al área en un intento de meter miedo al Burgos con un gol.

Llegó, aunque tardó. Fue Hugo Rodríguez, que llevaba sin mostrar un nivel de aceptable mucho tiempo, meses, desde la primera vuelta. El jerezano, en busca de la penitencia del culturalismo en tiempo de Semana Santa, dio vida y oxígeno a la Cultural con un libre directo magistral que puso en la escuadra de Mikel Saizar.

La Cultural creyó, por primera vez en todo el partido. Acto seguido, estuvo a punto de llegar el empate. Un balón filtrado por Hugo Rodríguez lo remató Yeray y Borda, con la punta de la bota, sacó el gol. El asedio era total de los leoneses, que creían en sacar un punto después de un partido desastroso que podían enmendar en parte.

Cuando parecía que todo estaba acabado, cuando parecía que se había remado en un partido desastroso para morir en la orilla, apareció Hugo Rodríguez. La redención del jerezano fue total y en la última jugada del partido, tras un sobresfuerzo de Liberto, que peleó por un balón hasta el final, el pase del castellonense acabó en los pies de Rodríguez, que puso el empate.

Sacó un punto, un punto milagroso, un punto que sabe bien por la fe y el orgullo que sacó el cuadro leonés en el tramo final. Pero un punto que no debe hacer olvidar la horrible actuación de la Cultural durante gran parte del partido, algo que le obligó a sacar el coraje para sumar un punto en El Plantío.