https://static.leonoticias.com/www/menu/img/deportes-cultural-desktop.png

De La Barrera: «Aunque vuelva a lograr un ascenso, será irrepetible lo que viví en la Cultural»

Rubén de la Barrera, en el estadio, recuerda el ascenso con leonoticias. / I. Santos

El entrenador del ascenso de la Cultural a Segunda repasa con leonoticias aquel hito y su actual vida en Catar, dejando la puerta abierta a regresar a León: «La relación con esta ciudad está inacabada»

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Hay pocos culturalistas que no tengan en su 'disco duro' un espacio reservado a Rubén de la Barrera y a la temporada 2016/17. Fue un año histórico, el del ascenso y el de la mejor campaña de la historia en Segunda División B con el técnico coruñés como líder de un equipo que ya tiene su hueco en la posteridad.

De La Barerra, ahora técnico del Al-Ahli catarí, ha vuelto a León para disfrutar de sus vacaciones. El julio volverá al país asiático para intentar seguir creciendo con el conjunto de Catar y para seguir progresando en su carrera deportiva.

Pero ha sacado un hueco para rememorar el gran hito de su trayectoria en los banquillos, el ascenso conseguido dos años atrás, con una plantilla en una temporada que nunca olvidará.

«Fue algo irrepetible», se sincera De La Barrera. «Más allá de que cualquiera lo volvamos a vivir, no será igual por la ilusión y el deseo de lograrlo que existía. Esa noche en Guzmán no la olvidaremos jamás», reconoce el coruñés.

Una temporada «impresionante» con un «broche de oro»

El entrenador gallego considera que el ascenso fue «un broche de oro» a una temporada «impresionante». «Desde el primer momento hasta el último, todas las expeirencias en liga, en Copa ante el Real Madrid, el ascenso contra el Barcelona B o el lograr ser campeones de la categoría frente al Lorca fueron increíbles. Si dibujas la temporada perfecta, fue tal y como se vivió aquí. Más no se puede pedir», asegura.

De La Barerra recuerda la «ola de pesimismo» generada tras el sorteo, que emparejó a la Cultural con el Barcelona B. «Era una eliminatoria complicada», reconoce, y añade que, pese al 0-2 en el Mini Estadi, «no había nada decidido, si había un rival que podía levantar ese resultado, eran ellos».

Por todo ello, reconoce que hubo «dudas» tras el gol azulgrana, pero que una gran segunda mitad de la Cultural acabó por consumar el ascenso. «Todas esas circunstancias dieron más mérito a lo conseguido».

Rubén de la Barrera, manteado tras el ascenso.
Rubén de la Barrera, manteado tras el ascenso. / Peio García

El gol de Álex Gallar, con ese libre directo grabado en la retina de todo el culturalismo, fue la explosión de alegría del Reino de León y, quizá, el momento en el que todos fueron conscientes de que el billete para Segunda División estaba en su mano.

«Fue un instante de inmensa alegría. Lo habíamos merecido, habíamos sido muy estables y merecíamos ese desenlace. Todos nos querían evitar y el gol de Álex (Gallar) resume un poco la temporada: compañerismo, el equipo por encima de todo», recuerda De La Barrera.

Con un sonrisa en la cara, continúa hablando de Gallar y de Toni Villa, ahora jugadores de Primera. «Cuando eres entrenador, paralelamente al objetivo común, tienes el de desarrollar a los jugadores. Ellos contribuyeron mucho a que la Cultural fuese lo que fuera y ellos brillaron. Antes de llegar a León no imaginábamos que pudieran llegar a donde están, pero con el paso del tiempo pensábamos que era cuestión de meses», explica.

Fue un año irrepetible, insiste, y se congratula de haber logrado «un sentimiento de culturalismo» muy potente en una ciudad «que demandaba fútbol». «Se generó una comunión entre equipo y grada que fue fundamental para el éxito», apunta.

Su experiencia en Catar

En diciembre, Rubén de la Barrera abandonó su cargo de segundo entrenador de la Real Sociedad y firmó por el Al-Ahli de Catar.

Este medio año ha sido «muy positivo» para el coruñés, que ha conocido el país y la realidad de su plantilla y del fútbol del país asiático. «Nos ha permitido ir adelantando cosas para la próxima temporada», señala De La Barrera, que tiene otro año más firmado con el Al-Ahli, con el que sueña jugar la Champions asiática.

El fútbol en Catar está «en auge», asegura, donde ya no van los futbolistas a firmar «su último contrato». «Ha aumentado el nivel y el Al-Duhail y el Al-Sadd, junto con el Al-Rayyan, son los grandes favoritos. Queremos acercarnos a ellos», señala.

Futbolistas como Xavi Hernández, que se ha retirado esta temporada en el país asiático, han aportado «mucho» al fútbol cataría, que sigue creciendo de cara al Mundial de 2020.

Además, De La Barrera recalca lo «mucho» que aprendió en la Real Sociedad, «en un rol nuevo, con mayor reflexión e intentando mejorar, desde otra perspectiva».

«Soy un culturalista más en la distancia»

León es una ciudad «muy especial» para él, tanto en el plano personal como deportivo, porque «me ha dado muchas cosas, y todas buenas». Por ello, tanto desde San Sebastián, en su etapa en la Real Sociedad, como desde Catar, ha tratado de seguir a la Cultural, «pero no todo que quisiera, ya que la vorágine del día a día me lo ha impedido».

«He vivido la temporada como un culturalista más en la distancia», señala De La Barrera, que insiste en que mantiene la relación con los que eran sus jugadores, pero de forma más lejana ya que «me he echado a un lado, no quiero ser opinión».

El gallego reconoce que le «molesta» que el equipo no pueda tener opciones de ascenso, pero no duda de que «el proyecto continúa y se verá fortalecido más allá del tema del presupuesto». «El club se ha estabilizado y es un proyecto importante en España y, en Segunda B, es a donde quieren venir todos los jugadores», añade.

«La relación con León está inacabada»

Y, desde Aspire, asegura que ven a la Cultural como desde que llegaron. «Sigue siendo objeto de interés y buscan lo mejor para el club. Quién sabe si esta temporada acaba suponiendo un paso más para crecer y llegar al fútbol profesional, algo que no tengo duda de que se va a dar», explica.

Hace un año, en su rueda de prensa de despedida, no cerró la puerta a su regreso y declaró que «ojalá» su pudiera dar. Ahora, un año después, sigue sin cerrarla. «Es indudable que mi relación con la ciudad y la Cultural siempre va a estar ahí. Se verá lo que va ocurriendo y quien sabe si en un futuro nuestros caminos vuelven a unirse. Está claro que mi relación con esta ciudad está inacabada».