Al Rodríguez Cleba le vale con el inicio para sumar su primer triunfo

Un instante del partido del Cleba. / Vídeo: N. Brandón / Foto: P. García

El conjunto leonés salta a la pista arrasando al Rodavigo, se deja llevar y acaba imponiéndose con claridad al conjunto gallego para anotarse los primeros puntos del curso

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

Estreno con victoria del Rodríguez Cleba, que debutó en una nueva temporada en el Palacio de los Deportes de León y no lo pudo hacer con mejor pie.

El conjunto de Guillermo Tarrazo se ha impuesto por 31 a 25 al Rodavigo, en un choque donde las locales llevaron la iniciativa en todo momento.

31 Rodríguez Cleba

Bárbara Seco, María Gracia, Salma Villafañe (1), Valentina Estrada (3), Laura Algorri, Bea Andrés (1), Raquel Espinosa, Loreto Roldán (1), Cris Viñuela (1), Carol Lorenzo (3), Grethe (1), Alba García, María Sancha (5), Sofía Ghilardi (7), Ania Ramos (8)

25 Rodavigo

Lucía Vázquez, Sara González (4), María Pexegueiro (3), Xeila Fervenza, Marta Rodríguez (7), Ana Fernández (2), Tamara Seijas (5), Cecilia Rodríguez, María Eugenia, Goretti (1), Ainhoa Carneiro (2), Claudia, Estefania Vilas, Nerea Bouzón

PARCIALES
4-2, 8-3, 11-4, 13-4, 16-7, 17-10; descanso; 20-13, 23-17, 24-19, 25-21, 27-23, 31-25
incidencias
Partido correspondiente a la primera jornada de la División de Honor Plata de balonmano disputado en el Palacio de los Deportes de León

El inicio fue espectacular por el equipo leonés. La ventaja no hacía más que crecer y con 8-3 en el marcador, el técnico de las gallegas solicitaba su primer tiempo muerto para tratar de detener el arranque del Cleba.

Los primeros 20 minutos fueron excelsos para las jugadoras leonesas. Un vendaval pasaba por el parqué municipal y establecía el 15-4, a los 22 minutos, que parecía dejar finiquitado el duelo.

Al descanso, la renta seguía siendo importante y el Rodríguez Cleba se imponía por 17 a 10 al Rodavigo.

Cambiaron las sensaciones en la segunda mitad y con el paso de los minutos. A pesar de recuperar la diferencia de diez goles, con el 23-13, en el minuto 37, las chicas de Tarrazo se dejaron llevar. El técnico paró el choque, con 24 a 19, en el ecuador del segundo acto.

Un carrusel de exclusiones benefició a las pontevedresas, que llegaron a acercarse hasta el 25-22.

Fue entonces cuando el Cleba volvía a meter la directa para llegar a un final sin sufrimiento y acabar anotándose una cómoda victoria por seis goles de diferencia.