Copa Madrid 2019

El Real Madrid, demasiado rival para el Joventut

Nicolás Laprovittola entra a canasta ante Jeffery Taylor, /Efe
Nicolás Laprovittola entra a canasta ante Jeffery Taylor, / Efe

El rey de Copas arruina la ilusión de la Penya y se clasifica para su sexta final consecutiva y novena en las diez últimas ediciones

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

El Real Madrid ya está preparado para la reconquista de la Copa en su propia casa, en una nueva final contra el Barça (19:30 h. #Vamos), que será la séptima entre los dos colosos en diez ediciones, con los blancos ansiosos por vengarse del eterno rival que el pasado año les privó de encadenar un quinto título. El Madrid, demasiado equipo para el Joventut, arruinó como era previsible la ilusión de la Penya en un duelo en el que el vigente subcampeón volvió a exhibir oficio, ambición y talento y una tremenda superioridad táctica y física contra un adversario demasiado limitado que acusó su esfuerzo ante el Baskonia. Aun con bastantes más dificultades que en el derbi de cuartos, el Madrid tampoco dio opción al Joventut y así selló el esperado pasaporte para su sexta final de Copa consecutiva y novena en el último decenio.

El equipo de Pablo Laso, con Campazzo al mando y liderado esta vez también por su poderío interior, con Ayón y Randolph (ambos sumaron 31 puntos y 17 rebotes), salvo en un último cuarto en el que bajó el ritmo y no precisó forzar, dominó todo el partido y supo regular sus fuerzas. Aunque su máxima ventaja fue de 20 puntos, labró su triunfo antes del descanso, cuando llegó a tener 16 en el segundo cuarto (41-25), gracias a una defensa en zona que le permitió irse despegando con mucha autoridad. Al Joventut no le funcionó entonces el tiro exterior y los blancos, con Tavares y Reyes, continuaron haciendo estragos en la pintura de la que se hizo dueño desde el principio Ayón. El pívot mexicano cerró el primer tiempo con ocho puntos y cuatro capturas y una gran sensación de poderío, pese a que enfrente tenía a Todorovic, el máximo anotador del partido en ese período (12 puntos). El héroe del duelo de cuartos frente al Baskonia, Laprovittola, sin embargo, estuvo anulado por Causeur, y se fue al descanso con sólo cinco puntos: 1 de 6 en tiros de dos y 1 de 4 en triples. Cegada la estrella de la Penya, el Madrid se encontró muchísimo más cómodo, y desde el momento que el vigente subcampeón se vio en desventaja (10-11) comenzó, midiendo muy bien los tiempos, una carrera imparable hacia la victoria.

92 Real Madrid

Campazzo (16), Causeur (2), Deck (11), Randolph (15) y Ayón (16) -quinteto inicial-. Rudy Fernández (3), Reyes (5), Carroll (5), Tavares (4), Llull (8) y Taylor (8).

86 Divina Seguros Joventut

Laprovittola (14), Ventura (12), López-Arostegui (4), Harangody (13) y Todorovic (14) -quinteto inicial-. Dimitrijevic (4), Morgan (20), Delía (-), Nogués (-), y Mathias (-).

Parciales:
26-18, 22-20, 23-14 y 22-29.
Árbitros:
Hierrezuelo, Jiménez y Calatrava. Sin eliminados.
Incidencias:
Segundo partido de semifinales de la Copa del Rey de Madrid 2019, disputado en el WiZink Center. 13.310 espectadores.

El rebote también fue totalmente madridista (26 capturas frente a 12 al descanso, con 44 contra 31 al final) y, pese a que Rudy Fernández estuvo negado desde la larga distancia (0 de 5 triples en la primera mitad y 1 de 11 en 40 minutos), con la diferencia ganada por el Madrid no había motivos para preocupación para Pablo Laso y los suyos. Con mayor profundidad de banquillo el Real Madrid, hasta 20 puntos firmaron al descanso los jugadores suplentes en ese primer tiempo en el que el Joventut ya fue acusando el cansancio y, sobre todo, la presión defensiva del rival y su acierto anotador en canastas de dos. Contra la defensa zonal de los madridistas el Joventut se sintió acogotado, sin resultado desde el exterior, y el conjunto blanco continuó con su estrategia de martillo para ir minando su moral.

Tras el descanso, pese a la evidente superioridad de los madridistas, nunca permitieron que el rival se acercase más de la cuenta

Sin embargo, cuando el Madrid alcanzó su primera máxima diferencia, la Penya tuvo suficiente orgullo y atrevimiento, con Ventura y Morgan, para reducir esa distancia y no permitir que el gran favorito dejase el duelo finiquitado al descanso, como ocurrió la noche anterior frente al Estudiantes. El Joventut siguió compitiendo y el Real Madrid quedó al final de la primera mitad lastrado por la precipitación en el lanzamiento exterior: 30% en los primeros 20 minutos. El conjunto de Carles Duran, sin embago, fue mejorando en esa faceta (acabó con un 48%) y así se mantuvo vivo de cara a la segunda parte. Mantuvo el Joventut una línea aceptable tras el descanso, pese a la evidente superioridad de los madridistas, que con continuas rotaciones y con una pegada decisiva, nunca permitieron que el rival se acercase más de la cuenta.

Más información

Por si no había suficiente en un momento de ciertas dudas del conjunto blanco, con dos triples consecutivos de Deck y Llull el Madrid exhibió su carácter de campeón a falta de cuatro minutos para el término del tercer parcial. La defensa de Taylor sobre Laprovittola también dio resultado y, entre robos, contraataques y tiro, la ventaja volvió a ser de 16 (64-48), como Deck sumándose al festival local y destacando entre los llamados secundarios. En la dirección estaba entonces Llull y, con el potencial físico de los madridistas, el Joventut nunca pudo soñar. Se escapó el Madrid hasta los 19 puntos a falta de un cuarto (71-52) y ya pudo regular lo que quiso con vistas a la cita más decisiva contra su odiado enemigo.