El derbi más desigual vuelve a reunir al baloncesto leonés

Lance del partido de la primera vuelta./
Lance del partido de la primera vuelta.

El IRiego Basket León ejerce como local ante el Reino de León, con los amarillos jugándose el acceso a la fase de ascenso

R.FARIÑASLeón

Nunca antes en León se vivió un derbi tan desigual en el Palacio de los Deportes. Hay un claro favorito, el mismo que se juega la temporada y que, en esta ocasión, ejerce como local.

El IRiego Basket León recibe este domingo, a las 18:30 horas, al Reino de León, el colista de la clasificación y que busca llevarse el alegrón de la campaña ante el eterno rival.

Es muy probable que sea el último encuentro entre equipos capitalinos que se pueda ver en mucho tiempo. El descenso virtual de los chicos de Fermín Hueso hace de este choque un partido especial y con el que despedirse de la Liga EBA con el mejor sabor de boca.

A pesar de la diferencia en la tabla, un derbi siempre es un derbi, y la rivalidad -o amistad en muchos casos entre jugadores de ambas plantillas- igualará las fuerzas, como ya se vio en la primera vuelta cuando el Basket León tuvo que sufrir para imponerse.

Los pupilos de Julio González se saben superiores, especialmente en la zona, donde en centímetros y peso tienen más armas que el Reino de León. Además, los amarillos solo pueden sumar una victoria si quieren seguir en la lucha por la fase de ascenso.

El partido volverá a citar a centenares de personas en el 'clásico' del baloncesto leonés que, en esta ocasión, amenaza con ser el último.