Ángela Salvadores se va al Virtus Bolonia: «Es un proyecto ilusionante»

Ángela Salvadores se va al Virtus Bolonia: «Es un proyecto ilusionante»

La escolta leonesa llega a este histórico club que va a dar un plus a la estructura femenina y donde Salvadores prevé tener «un papel determinante»

PÉREZ SOTOLeón

La escolta intenacional leonesa, Ángela Salvadores, ha valorado de su próximo destino, el Virtus Bolonia italiano, el tratarse de un proyecto «nuevo y en crecimiento», según ha declarado a Efe.

La jugadora ovetense, aunque formada en el baloncesto leonés desde su infancia, no considera un paso atrás el comprometerse con un equipo que aún no ha disputado competición europea, después de haber formado parte de las plantillas del Perfumerías Avenida Salamanca y, la pasada temporada, del Uniqa Sopron húngaro, subcampeón un año antes con ella en sus filas de la Euroliga.

«Se trata de un club histórico, aunque el equipo femenino sea una apuesta de futuro algo que me gusta y que encaja en lo que siempre he estado buscando», ha afirmado Salvadores que ha calificado el fichaje como «una oportunidad enorme, porque en Italia solo se permiten tres jugadoras extranjeras y el haber sido elegida entre ellas demuestra la apuesta que realizan por mí«.

De hecho, la escolta de 22 años y 1,78 de estatura, que ha sido una de las principales referencias del baloncesto español en categorías inferiores, conquistando numerosas medallas en citas continentales y mundiales, está convencida que su papel «será mucho más determinante«.

En este sentido añadió que «es preferible ir a un equipo en el que se tenga un mayor peso específico, aunque sus objetivos sean menos ambiciosos, que otro que lucha por la Euroliga pero donde el papel es más testimonial y se trata de tener otras aspiraciones personales«, señaló.

A pesar de comprometerse con el conjunto trasalpino para la próxima temporada, Salvadores sigue teniendo en el punto de mira su sueño de jugar en la Liga Profesional Estadounidense femenina (WNBA), después de haber sido elegida en el último «draft» en el número 31 por uno de los equipos más prestigiosos, Los Ángeles Sparks.