Atletismo

Sabina Asenjo se centra en su próxima maternidad sin pensar en la retirada

Sabina Asenjo./EFE
Sabina Asenjo. / EFE

La lanzadora berciana descarta pelear por una plaza en Tokio 2020y espera ser madre en diciembre

PÉREZ SOTO

La plusmarquista nacional de lanzamiento de disco y atleta olímpica en Río de Janeiro 2016, Sabina Asenjo, se encuentra centrada en su próxima maternidad, prevista para diciembre, pero sin plantearse, de momento, la retirada, según ha confirmado este viernes.

Después de que en el mes de abril pasado anunciara un «parón, sin marcar un plazo, para intentar encontrar la motivación y las ganas, aprendiendo a disfrutar otra vez con el atletismo», la lanzadora leonesa ha reconocido que esta decisión le ayudó a «reflexionar y, aunque ahora la prioridad sea la maternidad, recuperar la ilusión para volver a competir».

Tras su vuelta a España, desde su actual residencia en Masterton (Nueva Zelanda), la lanzadora berciana afronta con «tranquilidad e ilusión», esta próxima etapa en su vida, como también el poder «volver a sentirse atleta, aunque recuperar el nivel de alta competición será algo que marquen las sensaciones».

Su intención es seguir perteneciendo a la disciplina del FC Barcelona, con el que está negociando su representante para mantener la vinculación, ya que su intención sería volver a competir con el club azulgrana en el verano de 2020.

Lo que descartó ya desde el primer momento en el que se había planteado una retirada temporal fue el luchar por una plaza olímpica para Tokio.

«Un ciclo olímpico requiere un esfuerzo y dedicación que no permite que, en el año previo a la cita, se tome una decisión de estas características, por eso tenía asumido que no estaría en Tokio«, ha afirmado.

La última temporada de la discóbola ya había sido muy complicada, sobre todo en su parte final, marcada por la lesión que supuso «un auténtico calvario» por los fuertes dolores en el cuello donde contaba con dos hernias.

Su última gran competición fue el Europeo de Berlín, donde fue eliminada en la fase de clasificación, aunque para ella ya fue un éxito haber podido estar presente en la cita continental.

Después de dos décadas compitiendo, a sus 32 años, Sabina Asenjo se marca otras prioridades vitales y prefiere ver el futuro «año a año, intentando disfrutar y saborear cada momento en el atletismo, ahora desde una perspectiva diferente».