Atletismo

Aláiz apurará sus «mínimas opciones» de estar en Tokio 2020 con la prueba del 5.000

Roberto Aláiz, en una imagen de archivo./D. G.
Roberto Aláiz, en una imagen de archivo. / D. G.

El atleta leonés, que lleva varias semanas «entrenando sin dolor», asegura que no se marca objetivos y que entrena «sin presión y con tranquilidad, para no cometer errores del pasado» | Reaparecerá el 5 de octubre en la Milla de Ibiza

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Sincero y consciente de la realidad, el atleta Roberto Aláiz no renuncia a volver a ser un atleta de primer nivel pese a llevar casi cuatro años parado por una encadenación de lesiones en el talón de Aquiles.

El leonés piensa en los Juegos Olímpicos de Tokio y «me encantaría estar all», pero reconoce que las opciones que tiene de lograr una plaza olímpica son «mínimas». «Todos los atletas tienen un bagaje de estos años, yo llevo más de tres sin competir y entrenar con regularidad», señala.

Aún así, el fondista leonés recalca que «todavía quedan ocho meses» para que se cierren las plazas para Tokio y, «si pudiera tener regularidad», se ve con una remota opción. Eso sí, Aláiz ha dejado claro que tiene descartado el 3.000 obstáculos y lo intentaría en 5.000 metros. «Es la decisión más inteligente teniendo en cuenta mis condiciones».

Cambio de mentalidad

En la actualidad, entrena cuatro o cinco días a la semana con sesiones más fuertes, además de dos o tres días de bicicleta y otros tantos de gimnasio. Pero algo ha cambiado en su cabeza. «Me lo tomo con tranquilidad, sin marcarme objetivos, plazos ni presión».

«No sé si podré volver a ser el de antes, si podré llegar a ese nivel de antaño. Pero es que ahora, mi única motivación es correr sin dolor, aprender e ir semana a semana», explica en conversación a leonoticias.

El atleta leonés se encuentra «bien» y añade que lleva «dos semanas sin dolor», aunque tiene un pequeño problema en el pie derecho a la hora de impulsar la zancada «que espero solventar poco a poco».

Tras una etapa en Argentina de dos meses «para resetear y salir de la rutna», ahora Aláiz mira al futuro con optimismo y volverá a ponerse un dorsal en apenas diez días, el 5 de octubre en la Milla de Ibiza. «Voy para disfrutar, sentirme atleta y que mi trabajo no sea únicamente entrenar», sostiene.