Liga Asobal

Rodrigo: «Si la oferta de renovación llega en el último mes y medio, quizá me hubiera quedado»

Rodrigo, en un partido con el Abanca Ademar./Peio García
Rodrigo, en un partido con el Abanca Ademar. / Peio García

El central del Abanca Ademar sostiene que la presencia de Manolo Cadenas «es un aliciente» pero, ante todo, se va por la falta de oportunidades que sí llegaron con Diego Dorado en el banquillo

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Un final alternativo al de la historia de Rodrigo Pérez y el Abanca Ademar podría haber sido posible. Así lo manifiesta el propio jugador que, en declaraciones a leonoticias, ha afirmado que si la oferta de renovación del club leonés se hubiera producido en el último mes y medio de temporada, «quizá no hubiera decidido marchar».

El central formado en la cantera marista ha reconocido que declinó la oferta de renovación del Abanca Ademar, principalmente, porque no estaba contando «con los minutos que creo que merecía», además de que la propuesta leonesa «era insuficiente». «Si llega a producirse ahora, que estaba contando con oportunidades, todo hubiera sido diferente y quizá no hubiera optado por rechazarla».

Y es que lo fundamental, ha asegurado Rodrigo, es «jugar» y con Guijosa «no lo estaba haciendo». «Con una oferta un pelín mejor, se hubiera valorado», ha señalado el leonés, que ha añadido que el hecho de que Manolo Cadenas sea el entrenador hubiera sido un «aliciente» más. «No sé si él hubiera contado conmigo, pero es un referente mundial. Aún así, no me arrepiento de la decisión tomada», afirma.

«Con minutos, rendir bien es más fácil»

Se marcha del Abanca Ademar con un tramo final de temporada de alto nivel, en el que ha aportado goles y buenos minutos. «Es fácil de entender. Cuando tienes minutos y confianza, cuando el entrenador te da oportunidades, las cosas suelen salir bien y así ha sido», ha explicado.

Ahora abandona León por primera vez en su vida en una de las decisiones «más difíciles» que ha tenido que tomar nunca. Eso sí, se va a un lugar familiar, ya que en el BM Nava, su próximo destino, le espera un viejo conocido como Dani Gordo, con el que ya coincidió en León.

BM Nava, un proyecto «ambicioso e ilusionante»

La presencia de Gordo en tierras segovianas fue clave para elegir al BM Nava. «La oferta fue la mejor que me ha llegado y el hecho de que esté allí Dani (Gordo), a alguien que ya conozco y su forma de trabajar. Además, el proyecto es ambicioso, ilusionante pese a ser un recién ascendido», ha señalado.

Ha recordado el último partido con el Abanca Ademar, ante Guadalajara, en un día muy «emotivo» en el que, ha asegurado, recordará siempre el abrazo con su hermano, Gonzalo Pérez, después de una etapa inolvidable en el club marista. «Los momentos más bonitos fueron el debut y jugar la Champions, algo con lo que siempre había soñado», ha apuntado.

Por último, no cierra la puerta a regresar al Abanca Ademar, pero ha insistido en que ahora sólo piensa en el BM Nava. «Nunca se puede decir nunca, pero ahora mismo estoy centrado en el Nava y no en el futuro. Aún así, no se puede negar que soy de León, que el Ademar es el equipo de mi ciudad y a todos nos gustaría volver a casa», ha señalado.