Liga Asobal

La primera gran batalla por el subcampeonato

Mosic, en el partido de la primera vuelta./Peio García
Mosic, en el partido de la primera vuelta. / Peio García

Abanca Ademar y Logroño, los dos últimos equipos capaces de asaltar el 'trono de plata' abren la segunda vuelta de campeonato

FERNANDO P. SOTO

El Abanca Ademar y el BM Ciudad de Logroño dirimen la primera batalla por el subcampeonato de la Liga Asobal que han acaparado en el último lustro ambos equipos, primero con la supremacía riojana, y, en los dos últimos años, con la irrupción del conjunto leonés de la mano de Rafael Guijosa en el banquillo.

Tras la progresiva desaparición de varios de los grandes clubes que convirtieron a la competición liguera española en la más poderosa de Europa, como Ciudad Real -luego rebautizado Atlético de Madrid-, Portland San Antonio, BM Valladolid y, con anterioridad, Teka Santander, la supremacía del FC Barcelona fue incontestable desde la temporada 2009-10 cuando logró el título Ciudad Real.

Pero si el triunfo azulgrana parecía claro, incluso antes de comenzar el campeonato, salvo en la temporada 2012-13 cuando todavía discutió el título el luego desaparecido Atlético de Madrid, con posterioridad tan solo Naturhouse La Rioja intentó complicar la existencia a los catalanes.

Los problemas económicos de clubes como Granollers y el propio Abanca Ademar, que pusieron en entredicho su continuidad y les obligaron a un fuerte recorte presupuestario, dejaron el camino expédito para ser el «ganador de los mortales» al equipo riojano.

Logroño plantó cara al Barcelona

De esta manera, bajo la batuta de Jota González desde el banquillo, Logroño encadenó un trienio de subcampeonatos, los primeros años con un Ademar muy debilitado y los tres anteriores al actual con los leoneses empezando a recuperar su poderío, al menos en cuanto a la competición doméstica.

Por ello, tras la llegada de Guijosa al banquillo ademarista, el conjunto leonés peleó de tú a tú contra el equipo riojano que, a su vez, también sufrió los rigores de la pérdida del patrocinador principal disminuyendo su potencial económico y, por ende, deportivo.

El primer paso fue la tercera plaza del Abanca Ademar en la temporada 2015-16, justo por detrás de su verdugo en las campañas anteriores, pero esta situación se volteó con dos subcampeonatos leoneses, el primero con Naturhouse ocupando el tercer lugar y la pasada como cuarto clasificado en una lucha encarnizada en tan solo dos puntos, junto con el Fraikin Granollers.

Guijosa cambia la tendencia

Pero si clasificatoriamente el pulso ha sido una constante en las últimas temporadas, también en los enfrentamientos directos ha habido resultados para todos los gustos y tan solo un triunfo ademarista la cancha que visitará este próximo sábado.

En la temporada 2016-17 el conjunto de Guijosa fue capaz de imponerse por 25-29 después de haber encajado tres derrotas previas y una también la pasada campaña, 32-29.

La última confrontación entre ambos equipos abrió el campeonato de liga en el palacio municipal de deportes se saldó con empate, después de las dos batallas de la anterior saldadas también con igualada in extremis del Ademar en liga que le otorgó medio subcampeonato que certificó luego en Valladolid y derrota en la semifinal de la Copa del Rey disputada en Madrid.

El empate (27-27) del debut liguero también tuvo todos los ingredientes de máxima emoción ya que Ademar, después de remontar, tuvo todo a su favor para llevarse el triunfo, pero sin embargo perdió un balón en los instantes finales y, sobre la bocina y con cierta polémica, Ilic anotó el definitivo empate en el marcador que le dejó mejor sabor de boca a los visitantes.

Temas

Ademar