Diego Dorado: «Afrontamos el partido con plena ilusión»

Diego Dorado./Peio García
Diego Dorado. / Peio García

El asturiano espera a un rival «muy competitivo y siempre al cien por cien, con un potencial ofensivo muy alto y en un momento de forma extraordinario, con variedad en su juego combinativo y muy completo»

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El entrenador del Abanca Ademar, Diego Dorado, ha confiado en que su equipo salga este viernes ante el BM Benidorm, en el penúltimo compromiso de los leoneses en la temporada ante su afición, «con plena ambición e ilusión».

Según el técnico asturiano, el empate cosechado en la última jornada en la pista del Cangas ha cobrado mayor valor tras la derrota este miércoles del Fraikin Granollers ante el FC Barcelona Lassa «porque sigue dando ventaja ante este rival y solo queda cumplir el objetivo de ganar los tres partidos que quedan de liga».

Los ademaristas siguen confiando en que la Federación Europea (EHF) curse una invitación a la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM) para que el subcampeón de liga pueda disputar la máxima competición continental y, de este modo, que el cuarto clasificado en la competición doméstica también tenga opciones de recibir una invitación para la Copa EHF.

Dorado espera este viernes a un rival «muy competitivo y siempre al cien por cien, con un potencial ofensivo muy alto y en un momento de forma extraordinario, con variedad en su juego combinativo y muy completo«, destacando como principal referencia en ataque al lateral cubano José Luis Paván.

A pesar de no haber conocido aún la victoria desde que tomara el relevo de Rafael Guijosa como primer entrenador del Abanca Ademar, cree que el equipo «tiene ganas de ganar, porque las victorias refuerzas, aunque frente al Barcelona, aunque hubo derrota, el equipo se vio reforzado en su balonmano, aunque en Cangas no hubo un juego brillante y fue con altibajos en el rendimiento continuo«.

El entrenador del conjunto leonés insistió en que su equipo tiene «en su mano» lograr el objetivo marcado de poder aspirar a una de las plazas europeas y por ello reclamó que «cuando se está más fastidiado hay que sacar el gen del Ademar y estar todos juntos hasta el final porque solo quedan quince días«.