¡Hasta siempre, 'artista'!

Juanín García se despedió del balonmano y del club de su corazón, el Abanca Ademar, en una tarde llena de lágrimas y emotividad donde el que más supo aguantar el tipo fue el protagonista, el eterno '6' marista

Juanín firma la camiseta que fue colgada en el Palacio de los Deportes. / Peio García / S. Santos
Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

No se iba uno más. Se iba el más grande, y el Abanca Ademar quiso decirle adiós de una manera que pudiera estar a su altura.

Desde el inicio, la tarde en el Palacio fue emotiva. Desde que Juanín García encaró la bocana de vestuarios para la presentación de los equipos, él sabía que era la última vez. Y quiso disfrutarlo, saborearlo. Será algo que siempre recordará.

Con una camiseta en la que se repasa todo su palmarés, saltó Juanín a la cancha. Cierto era que le quedaba algo grande, pero tiene una explicación: es la única manera de que hubiera hueco para todo lo que ha ganado.

Abrazos, un pasillo y un Palacio volcado con su estrella, con su leyenda. Porque en el Palacio había 4.000 Juanines, 4.000 personas con una careta del 'artista' en el día más emotivo de la historia del Abanca Ademar. Mario López, habitual capitán, le cedió el brazalete en la última función del artista.

Desde el inicio el partido fue emotivo y sus goles, sus cinco goles, sus últimos cinco servicios, aún más. Cada uno de ellos lo celebró como si fuera el último, lo saboreó, lo dedicó a esa grada que le dedicó el corazón en cada partido.

Al acabar el choque, con final feliz, victoria y posibilidad de jugar Europa, los sentimientos afloraron. Otro mito, aún en activo y ex del Ademar, como Jota Hombrados, le abrazó. Para él, como declaró más tarde, fue un placer estar en la despedida de un grande.

Todos querían abrazarle, todos querían su último momento con Juanín en una tarde repleta de lágrimas. Desde Rodrigo, otro que se va, abrazado con su hermano, a otros como Biosca, también en el momento de recibir el cariño de toda la grada en su desepdida. Simonet, Pesic y Ligetvári también decían adiós.

Pero el más emotivo fue el de Juanín, que saludó uno a uno a todos los aficionados que estaban en el pabellón, que quiso abrazar a todos sus compañeros. Llegó el momento de la camiseta gigante, de firmarla, para que se quedara, para siempre, en el Palacio.

'Ademar a Luchar, en el día de mi retirada'. Ese fue el mensaje que ha grabado Juanín para siempre antes de repasar en un pequeño vídeo toda su carrera abrazado a un emocionado Jaime Fernández a quienes apuntan ya como el heredero del gran artista.

Así ha sido el adiós de la figura deportiva más grande de la historia de León, del mayor talento del balonmano nacional y, quizá, internacional. Juanín se ha ido por la puerta grande, su nombre siempre será recordado en el Palacio y su legado es de un valor incalculable.