EHF Cup

El 'tornado' Abanca Ademar encarrila la eliminatoria

Un lance del partido./RK Vojvodina
Un lance del partido. / RK Vojvodina

Una enorme exhibición defensiva del cuadro marista en Novi Sad deja la eliminatoria casi sentenciada ante el Vojvodina con un gran Slavic en portería

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Eliminatoria casi sentenciada. El Abanca Ademar ha pasado por encima del temible Vojvodina (20-28) en una gran exhibición en defensa culminada con una actuación soberbia de Dino Slavic que prolonga la racha marista, que sigue creciendo y creciendo.

20 RK Vojvodina

Arsenic (p), Ovcina (2), Milic (3), Mirkovic, Pribak (2), Ilic (4), Ratkovic (3), Prodanovic, Tomic (2), Stankovic, Nikolic (2), Verkic (p), Grozdanic (1), Vuckovic (1)

28 Abanca Ademar

lavic (p), Carrillo, Feutchmann (2), Martínez Camí (1), Marchán (4), David Fernández (3), Mario López (10) – siete inicial – Patotsky, Carou, Lucin (2), Juanjo Fernández, Gonzalo (4), Lodos, Jaime Fernández (2), Casqueiro

PARCIALES
1-2, 3-4, 5-4, 5-8, 6-11, 7-14 (descanso), 11-17, 12-21, 13-22, 14-25, 15-27, 20-28 (final)
ÁRBITROS
Adam Biro y Oliver Kiss (HUN). Excluyeron a Prodanovic, Ratkovic y a Vuckovic (2) por parte del RK Vojvodina y a Juanjo Fernández y a Carrillo por parte del Abanca Ademar

Se temía un ambiente infernal y se hablaba de un feroz rival frente al Abanca Ademar. Pero los de Cadenas, a los que el mensaje del técnico de Valdevimbre ya les ha calado, no temen a nada y salieron a la cancha de Novi Sad sin ningún tipo de complejos.

Desde el comienzo del partido, el cuadro marista no evitó esa defensa agresiva y dura que caracteriza al Vojvodina y atacó el 6-0 serbio con determinación y mucha velocidad de circulación.

Gran inicio marista

Así fue como desestabilizaron a los balcánicos, que se encontraron con un Abanca Ademar que, quizá, no esperaban. Un parcial 1-4 de salida dio cierto colchón a los leoneses que, rápidamente, el Vojvodina neutralizó para empatar el partido.

Fue un oasis en mitad del desierto ofensivo del cuadro local, ocasionado por una brillante defensa ademarista que neutralizó por completó a los serbios. A partir del cuarto de hora de juego, el crecimiento del Abanca Ademar fue exponencial, imparable, lanzados por los contraataques que Mario López no erraba y una defensa que recuperaba balones con asiduidad, acompañados por un inspirado Slavic, que mantenía el estado de gracia del miércoles.

La ventaja creció hasta los tres, cuatro, cinco goles. Variando el ataque y la finalización, jugando con los extremos y el pivote y arriesgando desde la primera línea, el Abanca Ademar estaba siendo imparable para el potente conjunto serbio que estaba desbordado ante la magia marista.

La sentencia, en la reanudación

Al descanso, las sensaciones eran inmejorables. El Abanca Ademar doblaba en el marcador a la Vojvodina, habiendo encajado solo siete goles y con un panorama muy alentador en el caso leonés.

Durante el inicio de la segunda mitad, bajó levemente el nivel defensivo del cuadro leonés. Pero fueron apenas unos minutos, antes de que el cuadro de Cadenas siguiera a rajatabla el plan ideado por el de Valdevimbre.

Defendiendo abiertos, haciendo disparar al Vojvodina desde nueve metros - o más lejos - la renta siguió creciendo y, de lograr un resultado muy positivo, el Abanca Ademar pasó a tener el objetivo de cerrar la eliminatoria ya en Serbia.

Desesperados, los balcánicos se cargaron de exclusiones al ver que no eran capaces de parar a un Abanca Ademar enchufado, ideal, imparable. El partido estaba saliendo tal y como soñaban en el conjunto leonés e incluso llegaron a romper la barrera de los diez goles de renta.

El Vojvodina, a base de orgullo, maquilló el marcador en los minutos finales, abriendo una pequeñísima puerta a la esperanza. Pero lo cierto es que la exhibición ademarista en Novi Sad deja a los de Cadenas muy cerca de la siguiente ronda de la EHF Cup.