Liga Asobal

El Abanca Ademar hace visible de nuevo su debilidad como visitante

Biosca, en una acción ante Ilic./Fernando Díaz
Biosca, en una acción ante Ilic. / Fernando Díaz

Los leoneses perdieron su sexto encuentro en nueve compromisos a domicilio ligueros, y volvieron a hacerlo por un margen amplio

FERNANDO P. SOTO

El Abanca Ademar volvió a tropezar este sábado en la vuelta a la competición ante el Ciudad de Logroño, en este caso de la Liga Asobal, con su principal debilidad esta temporada, los encuentros como visitante, en los que no ha encontrado la regularidad necesaria, con un balance negativo.

Más información

Los leoneses perdieron su sexto encuentro en nueve compromisos a domicilio ligueros, y volvieron a hacerlo por un margen amplio (36-30), en este caso, frente a uno de sus rivales en la lucha por las posiciones europeas y, en concreto, por un subcampeonato que podría dar como premio la clasificación para la Liga de Campeones.

Dos de los tres triunfos cosechados como visitantes en la Liga Asobal los logró Abanca Ademar por la mínima, ante Helvetia Anaitasuna (27-28) y Bada Huesca (19-20), mientras que fue superado por claridad por CD Bidasoa (25-18), Ciudad Encantada Cuenca (24-20), FC Barcelona Lassa (37-29) y de manera más ajustada Teucro (26-24) y Quabit Guadalajara (25-23).

Lo peor para el equipo de Rafa Guijosa es que por delante en la segunda vuelta liguera le quedan visitas más que comprometidas a las pistas del Fraikin Granollers, Puente Genil -siempre incómodo en su terreno-, el duelo autonómico en Valladolid, Sinfin Santander, que se está mostrando muy sólido en La Albericia o el Cangas y Alcobendas que estarán luchando por la permanencia.

Pero si el balance como visitante en la competición doméstica ha arrojado este pobre balance, en la Liga de Campeones la situación ha sido similar, con tan solo una victoria en su visita al Wäcker Thun suizo por la mínima (25-26) y un empate en Finlandia ante el debutante Cocks (19-19) y derrotas en Noruega (30-25), Bucarest (35-30) y Polonia ante Wisla Plock por 25-23.

Frente a esta estadística que, sin duda, preocupa en el seno ademarista, el otro lado de la balanza, en los encuentros como local se ha mostrado prácticamente intratable, cediendo tan solo en la actual temporada dos empates en la Liga Asobal y la máxima competición europea.

Salvo la igualada (27-27) en el debut liguero, precisamente ante el equipo que ayer le derrotó en su pista, Ciudad de Logroño, el resto de compromisos los solventó el conjunto de Guijosa con un pleno de triunfos.

Eso sí, en la segunda vuelta liguera tendrán que visitar el palacio municipal de deportes rivales directos como CD Bidasoa, Bada Huesca, Cuenca o Guadalajara, sin olvidar al intratable FC Barcelona, que sin duda juega otra liga.

También en la Liga de Campeones Abanca Ademar mostró su solvencia casera haciendo del palacio un fortín para incluso aspirar a la clasificación para la siguiente fase, tras vencer a rivales del poderío del Wisla Plock (27-24) o el que acabaría encabezando el grupo, Dinamo Bucuresti (31-28), dejándose tan solo un punto, ya intrascendente, en la despedida frente al Elverum noruego (24-24).