Copa CyL

El Abanca Ademar sufre para reeditar la Copa de Castilla y León

Mosic volvió a jugar con el Abanca Ademar./7foto7
Mosic volvió a jugar con el Abanca Ademar. / 7foto7

Acacio y Carillo lideraron la ofensiva marista en un partido en el que el 5-1 y el pivote vallisoletano complicaron a los de Guijosa

INÉS MORENCIAValladolid

El Abanca Ademar sufrió más de lo esperado para anotarse su segundo título autonómico, al encontrarse con un Recoletas Valladolid que mostró intensidad y que peleó hasta el final en busca de la sorpresa, aunque la calidad de los jugadores leoneses decantó la balanza de su lado en los últimos compases.

24 Atlético Valladolid

César Pérez (Calle, ps), Adrián Fernández (2), Serdio (5), Roberto Pérez (1), Serrano (2), Miguel Camino (5), Víctor Rodríguez (3), Mouriño (-), Diego Camino (3,1p), Río (1), Nico López (-), Héctor González (2), Dani Pérez (-), Manu García (-).

27 Abanca Ademar

Biosca (Slaviç, ps), Simonet (1), Carou (2), Vieyra (3), Juanjo Fernández (2), Jaime Fernández (2p), Gonzalo Pérez (-), Acacio (6), Juanín García (2,1p), Mosic (1), Pesic (2), Carrillo (4), Rodrigo Pérez (2).

parciales
2-1, 3-4, 5-5, 7-7, 10-9, 12-12 (descanso); 16-15, 18-16, 19-19, 19-22, 23-23 y 24-27 (final).
árbitros
Antonio Merino y Francisco Javier Moyano (Federación Castilla y León). Excluyeron a Serdio (m.17), Río (m.18), Héctor González (m.25), Nico López (m.49), David Pisonero -entrenador- (m.59), del Recoletas Valladolid, y a Juanjo Fernández (m.11, 15 y 47 -tarjeta roja-), Carrillo (m.26), Carou (m.37) y Simonet (m.53), del Abanca Ademar León.

Ambos equipos saltaron a la cancha con una seriedad absoluta, y se mostraron muy férreos en defensa, lo que se tradujo en un juego lento y estratégico, en el que hubo un gran equilibrio, ya que ninguno de los dos rivales se permitió excesivas concesiones y se mantuvo una buena concentración.

Con el empate a nueve goles, David Pisonero solicitó un tiempo muerto para tratar de llegar al descanso con ventaja en el marcador, sabedor de que el Ademar cuenta con más fortaleza física y que, o bien trataban de dar una vuelta de tuerca a su juego, o iban a tener que sufrir mucho para aguantar la siguiente parte.

El pivote vallisoletano y el 5-1 crean problemas

Los vallisoletanos, a través de la conexión con el pivote, Abel Serdio, continuaron con la iniciativa en el marcador, lo que trató de romper Rafa Guijosa con un receso, poco antes de que finalizaran los primeros treinta minutos, que derivó en un gol perfectamente ejecutado desde el extremo por el joven Rodrigo Pérez, para dejar el electrónico en 12-12.

Tras la reanudación, Pisonero repitió el mismo sistema defensivo 5:1 que en los inicios, con Miguel Camino como avanzado, lo que sorprendió en primera instancia al Ademar para obtener dos goles de renta, la máxima diferencia hasta el momento (18-16), que se tradujo en un nuevo tiempo muerto de Rafa Guijosa.

Su homónimo en el banquillo local no tardó en tener que solicitar un receso, puesto que los leoneses reaccionaron, con Rodrigo manejando el ritmo del juego, al que aportó mayor intensidad lo que, junto a la calidad de Juanín García y la efectividad de Vieyra, hizo que dieran la vuelta al resultado (19-20).

Aunque el Recoletas luchó hasta el final, con un gran Miguel Camino dando una lección de entrega, el Ademar supo controlar el tiempo de partido y, con el acierto de Acacio y el descaro de Carrillo, terminó de atar el partido para hacerse así con un nuevo título de la Copa Castilla y León.

Contenido Patrocinado

Fotos