Liga Asobal

El Abanca Ademar rompe la maldición de la 'Catedral'

Juanjo Fernández, en un ataque ademarista./Jesús Garzarón
Juanjo Fernández, en un ataque ademarista. / Jesús Garzarón

El conjunto marista vence por un ajustado marcador tras un inicio fulgurante de segunda mitad en el que remontó la desventaja de dos goles con la que se fue al descanso | Jaime Fernández, Vieyra y Mosic destacaron en el apartado anotador, Slavic apareció en momentos decisivos

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Garra, coraje y entrega. Tres premisas del Abanca Ademar, tres señas de identidad del cuadro leonés que se han visto en la Catedral, que se han plasmado en Pamplona. Así es como los de Guijosa han conquistado una cancha maldita, un pabellón complicadísimo, remontando tras una primera parte discreta pero una segunda mitad de sobresaliente para firmar un definitivo 27-28.

27 Anaitasuna

Bols (p); Etxeberría (3), Vaquer (5), Krsmancic (4), Bazán (6), Pujol, Barricart – siete inicial – Salazar (ps), Gastón (1), Méndez, Meoki (1), Ceretta, Goñi (1), Izquierdo, Ugarte (1), Nantes (5)

28 Abanca Ademar

Biosca (p); Jaime Fernández (5), Acacio (1), Rodrigo, David Fernández (2), Carou (1), Gonzalo (3) – siete inicial – Slavic (ps), Simonet (4), Vieyra (5), Juanjo Fernández, Mosic (5), Carrillo, Pesic (2), Casqueiro

PARCIALES
2-2, 4-2, 7-4, 9-7, 12-10, 15-13 (descanso), 16-17, 19-21, 20-22, 23-24, 25-27, 27-28 (final)
ÁRBITROS
Yagüe Moros y Peñaranda Ortega. Excluyeron a Bazán (2) y a Meoki por parte de Anaitasuna y a Carou (2) por parte del Abanca Ademar
INCIDENCIAS
Pabellón Anaitasuna. 1.000 espectadores

Un duelo en todo lo alto. Uno de los partidos más complicados de la temporada para el Abanca Ademar y una de las canchas malditas para los maristas. Todo hacía presagiar que, para sumar, habría que luchar mucho. Y desde el inicio así se vio.

El arranque de partido fue muy igualado, con dos ataques espesos y atascados, a los que le costaba encontrar facilidades en el posicional. El cuadro leonés salió con Rodrigo de central y Acacio en el lateral izquierdo en busca de ser un equipo más imprevisible y eléctrico para descentrar a la zaga navarra.

Lo cierto es que prácticamente siempre estuvo por delante Anaitasuna. El ataque leonés sufrió para ser eficaz y eficiente y la defensa nunca estuvo a la altura de las ofensivas pamplonesas. Poco a poco, la renta local fue creciendo y rápidamente, antes de los diez minutos, llegó a los tres goles.

Complicado inicio marista

El techo lo alcanzó con los cuatro tantos de desventaja para los maristas. Pero entonces, el Abanca Ademar reaccionó por medio de Mosic y Vieyra, poniendo al cuadro de Guijosa a tan solo un gol de Anaitasuna a falta de diez minutos para el descanso.

En este momento se produjo un intercambio de goles, una serie de jugadas en las que ningún ataque fallaba y las defensas se vieron superadas. Esto no interesaba al Abanca Ademar que, después de haber pagado los errores del primer tramo de partido, necesitaba un choque controlado para poder dar la vuelta al marcador.

El audio-resumen del partido por Carlos García de Cope León

Con el paso de los minutos iba mejorando el juego marista pero cuando tenía la opción de inquietar la ventaja navarra, algo fallaba. Así fue incluso en la última jugada de la primera mitad. Una buena recuperación leonesa permitió a Jaime Fernández poner el 14-13 con solo diez segundos por delante, pero una mala defensa abrió la puerta a que los locales se fueran con dos goles de renta al descanso.

Golpe sobre la mesa del Ademar

La remontada tuvo lugar en el inicio de la segunda mitad. La entrada, una vez más, de Dino Slavic en la portería, dio alas a la defensa marista. Con un parcial de 1-4 en estos primeros cinco minutos con una primera línea muy eficaz, el Abanca Ademar se puso por delante.

El Anaitasuna estaba herido y había que aprovechar el momento. Los maristas se fueron hasta los tres goles de ventaja, renta que fue capaz de reducir el cuadro local hasta el gol. Pero, tras varios minutos en el alambre, los de Guijosa volvieron a estirarse en unos buenos minutos de Jaime Fernández y Pesic para retomar esa ventaja de tres goles.

Emoción hasta el final

Pero no estaba la última palabra dicha. El cuadro navarro, fiel a su estilo agerrido y luchador, no bajó los brazos y logró empatar el partido para propiciar unos diez minutos finales vibrantes, en el que cualquier detalle sería decisivo.

En los últimos minutos, el Abanca Ademar demostró por qué es el subcampeón. Mosic y Vieyra impulsaron a los maristas para ponerle con dos goles de renta. Esa ventaja fue bien gestionada por los leoneses, que llegaron al último minuto, gracias a una parada de Slavic y un gol de Gonzalo, con el partido controlado y en el bolsillo.

Así fue como el Abanca Ademar conquistó una cancha maldita. El conjunto leonés supo levantarse cuando parecía que estaba en la lona, supo aguantar los golpes de Anaitasuna para sumar un triunfo valiosísimo en Pamplona.

Contenido Patrocinado

Fotos