Liga Asobal

El Abanca Ademar se hace fuerte en casa y ya roza la Copa Asobal

Simonet, en una acción de juego./Peio García
Simonet, en una acción de juego. / Peio García

El conjunto marista, apoyado en una gran defensa y la rotación, supera a un correoso BM Sinfín que nunca se rindió

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

La Copa Asobal casi en la mano y el segundo puesto ya alcanzado. El Abanca Ademar ha vencido con autoridad al BM Sinfín 26-23 en un partido más complicado de lo que el marcador indica y ha aprovechado el pinchazo de Bidasoa ante Logroño para igualar a los guipuzcoanos en el segundo puesto de la tabla. Pero lo más importante es que los de Guijosa están a un punto de confirmar su presencia en la Copa Asobal de Lleida.

26 Abanca Ademar

Biosca; Gonzalo (5), Vieyra, Simonet (5), Carou, Ligetvári, Jaime Fernández (2) – siete inicial – Slavic (ps), Mario López (1), Juanín (2), Rodrigo, David Fernández (3), Acacio (3), Mosic (3), Pesic (2), Casqueiro

23 BM Sinfín

Salvarrey; Iglesias (2), Monteiro (1), Valles (5), j. Herrero (3), Dimitrievski (3), Postigo (1) – siete inicial – Villamarín (ps), Ibáñez (ps), Muñiz, Valverde, N. Herrero, Pla (3), Torriko (5), Lastra, Sola

PARCIALES
3-2, 5-4, 7-4, 9-6, 10-8, 13-9 (descanso), 14-13, 17-14, 22-17, 24-19, 26-21, 26-23 (final)
ÁRBITROS
Merino Mori y Moyano Prieto. Excluyeron a Gonzalo y a David Fernández por parte de Abanca Ademar y a Muñiz (2), Dimitrevski (2), N. Herrero y a Postigo por parte de BM Sinfín
INCIDENCIAS
Palacio de los Deportes. 3.052 espectadores.

Reacciones

Con una grada que presentaba muy buen aspecto, algo justificado, entre otros asuntos, por la iniciativa solidaria del choque, el partido comenzó con un buen BM Sinfín que encontraba cómo hacer daño a la defensa marista. Pero fue un espejismo, unos pequeños minutos en los que el Abanca Ademar no había calentado. En cuanto la defensa leonesa se puso a tono, los cántabros sufrieron lo indecible.

A la contra, el arma favorita del Abanca Ademar, los de Guijosa dieron la vuelta al marcador y pusieron una pequeña renta de tres goles. Y es que habían puesto el 'candado' a su zaga, dejando en el dique seco a los santanderinos durante siete minutos.

El sonido del partido por Carlos García

Partido a rachas

El partido se movió, desde entonces, a rachas. BM Sinfín redujo diferencias hasta el gol, pero Abanca Ademar, con las rotaciones, daba oxígeno al equipo y lograba marcharse otra vez en el marcador, esta vez hasta los cuatro goles.

Así transcurrió la mitad, con el resultado haciendo el 'acordeón' y un Nacho Biosca protagonista en portería, al que se unió un preciso Gonzalo Pérez en ataque. Al descanso, el Abanca Ademar se fue con la máxima renta del choque hasta ese momento: cuatro goles.

Iniciativa solidaria

Depresión marista... y reacción

En el inicio de la segunda mitad, se vio al peor Abanca Ademar del partido. Con un parcial de salida de 1-5, que trató de ser cortado por Rafa Guijosa con un tiempo muerto, el BM Sinfín recortó rápidamente los cuatro goles de renta leonesa para empatar el choque.

Este fue el golpe de realidad que necesitaba el Abanca Ademar para reaccionar. Una vez que los maristas vieron que el cuadro santanderino había empatado el choque, los de Guijosa espabilaron y volvieron a comenzar a labrar una ventaja que llegó hasta los cinco goles.

El partido pasó de dar el protagonismo a las defensas a ser testigo de cómo los ataques ganaban peso. El encuentro pasó a ser un toma y daca, un correcalles con muchos goles. En definitiva, un escenario que interesaba al cuadro marista ya que, así, era más difícil que Sinfín acortara distancias.

Final relativamente plácido

Es más, en los últimos minutos, superado el ecuador de la segunda mitad, el Abanca Ademar volvió a cerrar la defensa. Esa muralla sin fisuras, sin rendijas para la inteligencia y la calidad de los rivales, ese muro insalvable que tanta seguridad da a Nacho Biosca, volvió a erigirse en torno al área de seis metros para impulsar a los maristas hasta los seis goles de renta con ocho minutos tan solo por delante.

Finalmente, pese a un final aciago de cara a puerta, el Abanca Ademar pudo celebrar una victoria en el último partido del año 2018 en el Palacio de los Deportes que deja al cuadro leonés a un paso de la Copa Asobal, plaza que podría ser confirmada este domingo si Huesca o Granollers pinchan.

 

Fotos