El Abanca Ademar cuaja un buen partido y suma la primera victoria europea

Juanjo busca un lanzamiento a portería./Peio García
Juanjo busca un lanzamiento a portería. / Peio García

El equipo leonés empieza a convertir en un fortín el Palacio Municipal de los Deportes y se impone al Dinamo Bucaresti en una gran segunda mitad

RUBÉN FARIÑASLeón

Hubo tiempo para encandilar, para sufrir, para disfrutar y, finalmente para ganar. En una montaña rusa de emociones, el Abanca Ademar se ha ganado la primera victoria de esta edición de la Champions League.

El equipo de Rafa Guijosa se ha impuesto por 31-28 al Dinamo Bucaresti gracias a un gran arranque de partido y una sensacional segunda mitad. La actuación de Gonzalo Pérez, Acacio y los porteros leoneses fue fundamental para lograr el triunfo.

31 Abanca Ademar

Biosca (p), Simonet (1), Carou, Rodrigo Pérez (3), Vieyra (4), David Fernández (1), Juanjo Fernández (3), Slavic (ps), Jaime Fernández (2), Acacio Marques (5), Gonzalo Pérez (5), Mosic, Carrillo (5), Pesic (2), Álvaro Rozas

28 Dinamo Bucaresti

Missaoui (p), Descat, Bannour (3), Alouini (3), Grigoras (ps), Savenco (2), Szasz (3), Negru (4), Sandru, Gavriloaia (4), Komogorov (3), Zulfic (1), Kuduz (3), Mousavi, Acatrinei (2)

PARCIALES
2-0, 5-3, 8-4, 8-7, 9-12, 12-14; descanso; 15-15, 19-17, 23-20, 26-24, 29-26, 31-28
ÁRBITROS
Caçador y Nicolau (Portugal); Van Dongen (Holanda) Excluyeron con dos minutos a Mosic y Carrillo, por el Ademar; y a Szasz, Acatrinei y Alouini (2), por el Dinamo
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo D de la Champions League disputado en el Palacio Municipal de los Deportes de León, ante 2.500 espectadores

El comienzo no podía ser mejor para los intereses del Abanca Ademar. Juanjo y David Fernández lograban desmontar un potente 6-0 defensivo del Dinamo Bucaresti y lograban un 2-0 inicial.

Seis minutos tardaron los rumanos en ver portería, y lo tuvieron que hacer desde los siete metros. Negru era el primero en derribar la muralla de un imperial Biosca, en estos compases.

Los hombres de Rafa Guijosa no se dejaban intimidar por los jugadores visitantes. A pesar de que Negru hacía el 3-3 -tras haber transformado dos penaltis-, Gonzalo respondía desde el extremo y Simonet y Juanjo Fernández recuperaban la renta y ponían la máxima diferencia, 7-3, en el minuto 13.

En el minuto 16, el entrenador del Dinamo, Constantin Stefan, detenía el partido, con 8-4, ya que sus pupilos se mostraban realmente atascados en defensa. Aquí cambiaría el guión del partido.

Crisis marista

El cambio en la portería, con la entrada de Grigoras, permitía al conjunto rumano acercarse en el electrónico. Un parcial de 0-3 colocaba la diferencia en su mínima expresión, 8-7. Aunque el vendaval llegado desde el Este de Europa no acabaría en este momento.

Tras un tanto de Vieyra, que ponía el 9-7, el Abanca Ademar se volvía a atascar. Rafa Guijosa llamaba a filas a los suyos y ni eso daba resultado. Grigoras bajo palos y los 'aviones' rumanos sobrevolaban y bombardeaban la meta leonesa para anotarse una racha de 0-5 que encendía las alarmas en el Palacio, 9-12, con una gran actuación de Savenco y Gavriloaia.

Al paso por el minuto 26, el conjunto marista parecía incapaz de parar el arreón rumano. Otro tanto, tras haber rechazado Biosca, se convertía en el 9-13. Solo una reacción en los últimos instantes permitía al equipo de León irse al descanso con una desventaja salvable, 12-14.

Todo cambia tras el descanso

El decorado cambió en la segunda mitad de forma radical. Tres paradas de Slavic, que sustituía a Biosca bajo palos, y dos goles de Gonzalo Pérez servían para empatar en apenas tres minutos.

A la fiesta se sumó José Mario Carrillo, que anotaba otros dos tantos y daba la vuelta al marcador, 16-15, para hacer enloquecer a la fiel afición marista.

La batuta la llevaba ahora el equipo de Guijosa. Nueva recuperación en defensa y Gonzalo se recorría la pista para colocar el 18-15 y recuperar las mejores sensaciones. Stefan se veía obligado a parar la furia leonesa. Era el minuto 38.

Se empezaba a precipitar el Dinamo Bucaresti. Pesic anotaba, los rumanos perdían el balón y Carrillo, desde el extremo, recuperaba la máxima diferencia del encuentro, 22-18, casi un periodo después.

El Ademar supo cerrar el partido

En el minuto 47, buscaba la reacción el conjunto rumano. Poco a poco y sin hacer ruido se acercaba a los guarismos del Abanca Ademar y reducía la desventaja hasta el 25-24. Sin embargo, Slavic, con una prodigiosa parada desde los siete metros, y Carrillo, que estaba llevando el peso en ataque, obraba el 26-24, antes de entrar en los últimos diez minutos.

Slavic volvía a ganarse a la afición con otra magnífica parada y Acacio entraba como un cuchillo en la defensa visitante para recuperar los cuatros goles de ventaja, 28-24, en el minuto 53.

No querían los jugadores de Guijosa dar rienda suelta a la imaginación de una remontada de los rumanos. Apretaron los dientes en defensa los maristas y el partido se iba al minuto 57 con 29-26 en el tanteador.

Un fantástico gol de Acacio sentenciaba el choque y conducía al Ademar hacia la primera victoria de la temporada en la Liga de Campeones. El resultado final, 31-28 otorgaba los dos puntos al conjunto leonés y le coloca en buena situación para afrontar su grupo en la máxima competición continental.

 

Fotos