Liga Asobal

Rodrigo y Pesic acercan Europa al Abanca Ademar en la penúltima función de Juanín en casa

Pesic, en un lance del partido./Peio García
Pesic, en un lance del partido. / Peio García

La entrada del central leonés dio vitalidad al ataque marista, en el que destacaron Pesic y Juanín por su acierto ante un batallador Benidorm que dio la cara

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Primer 'matchball' superado. El Abanca Ademar, dirigido por un excelso Rodrigo Pérez y con Pesic como ejecutor desde seis metros, ha vencido a BM Benidorm por 29-25 en un partido muy luchado y sufrido en el que los alicantinos plantaron batala a las tropas maristas.

Era una final y, como tal, el Abanca Ademar saltó al parqué del Palacio de los Deportes muy dinámico e intenso. Los primeros minutos de partido fueron un auténtico correcalles, en el que los maristas salieron alocados y Benidorm se contagió de este ritmo acelerado leonés.

29 Abanca Ademar

Biosca; Mario López (3), Vieyra (3), Simonet (1), Pesic (8), Mosic, Jaime Fernández – siete inicial – Slavic, Juanín (6), Carou (1), Rodrigo (1), Ligetvári (4), David Fernández, Acacio, Gonzalo (2), Robles

25 BM Benidorm

Vial; Dapiran (2), Revin, Simonet (2), Pavan (5), Grau (2), Cabanas (6) – siete inicial – Mijuskovic; Marchán (3), Porras, Rivero (3), Calderón, Skillhammar (2), Rodríguez

parciales
4-3, 6-5, 8-8, 9-9, 10-11, (descanso), 17-17, 20-19, 23-19, 25-21, 28-23, 29-25 (final).
ÁRBITROS
Álvarez Menéndez y Friera Cavada. Excluyeron a Carou y a Ligetvári por parte del Abanca Ademar y a Grau (2) por parte de BM Benidorm

Reacciones

Hubo muchos goles, muchas jugadas, muchas pérdidas e impreciosiones y varios contraataques. El partido era vibrante a la par que daba la sensación que nadie lo tenía controlado, que su desenlace era incierto con este tremendo ritmo en el que la cuenta goleadora de ambos conjuntos engordaba a gran velocidad.

Poco a poco se calmó el partido, con un Abanca Ademar que trató de romperlo en unos minutos de más pausa y gran acierto. Los de Diego Dorado se fueron dos arriba en el marcador, pero no lograron hacer un brecha definitiva. Benidorm daba la cara, no se dejaba ir y seguía enganchado al partido.

Con un parcial de 0-3, los levantinos, con un ex del Abanca Ademar, Álvaro Cabanas, muy acertado, volvieron a poner igualdad al marcador e, incluso, dieron ventaja al cuadro visitante.

Igualdad total

La igualdad seguía reinando y los dos equipos estaban sumidos en el juego del espejo: lo que hacía uno, minutos después, lo copiaba el rival. Así fue como se vivieron unos grandes minutos defensivos y, especialmente, de las porterías, con Leo Vial y Nacho Biosca tocando mucho balón y frenando en seco el avance, que parecía imparable, de los goles en el marcador.

En los últimos minutos de la primera mitad hubo alternativas para ambos conjuntos, especialmente para Benidorm, que volvió a enlazar un parcial 0-3 para ponerse con dos goles de renta a falta de cinco minutos para el intermedio. Un tiempo muerto de Diego Dorado y el acierto de Juanín en su penúltima 'faena' en el Palacio mandaron el choque igualado el descanso.

Pesic y Rodrigo deciden el partido

En la segunda mitad, la defensa del Abanca Ademar empezó a dar muestras de clara progresión ante un ataque benidormense que, poco a poco, comenzaba a quedarse sin recursos y al que la fatiga, a causa de la escasa rotación, le empezó a pasar factura.

Dos contraataques en el inicio pusieron a los maristas por delante. Pero el carácter de los alicantinos impedía que el partido fuera a cerrarse tan pronto. Los de Zupo volvieron a levantarse, a entrar en partido y a no dejar que el marcador se escapara.

La diferencia la acabó marcando Rodrigo Pérez. Desde el puesto de central, la dirección de juego del leonés, unida a la eficacia de Juanín y a la gran capacidad anotadora de Zivan Pesic desde el pivote, lanzaron al Abanca Ademar. Los leoneses lograron una renta de hasta cinco goles en unos minutos de gran nivel defensivo y mucho acierto en ataque.

El partido estaba cerca de cerrarse superado el ecuador de la segunda mitad con la acción principal de actores que no habían gozado de muchos minutos, como Rodrigo o Juanín, o de escaso acierto en cancha, como Ligetvári, acertado en estos compases clave del choque.

Lo intentó, sin bajar los brazo nunca, Benidorm. Pero el Abanca Ademar, que necesitaba como nadie esta victoria, estuvo muy atento y enchufado para impedir cualquier intento de rebelión. En los últimos minutos de partido se celebró el triunfo, amarrado con un diferencia de cuatro tantos, para que el cuadro marista pueda seguir soñando con Europa.