La DO Tierra de León espera recuperar el 55% de la producción perdida en 2017 y llegar a 2 toneladas

El presidente de la DO Tierra de león junto al alcalde de Valencia de Don Juan. / Campillo

La Feria del Vino de la DO Tierra de León en Valencia de Don Juan se celebra este fin de semana en la capital coyantina con diferentes actividades, el maridaje entre los caldos y la música y los más de 5.000 visitantes que pasarán por el Jardín de los Patos

RUBÉN FARIÑASLeón

Dieciocho ediciones a su espalda permiten que se haya convertido en un referente del calendario de eventos en la provincia.

La Feria del Vino DO Tierra de León volverá este fin de semana a ocupar el Jardín de los Patos de Valencia de Don Juan.

Los coyantinos y visitantes podrán disfrutar de doce bodegas y las excelencias de un vino que crece exponencialmente.

El alcalde de la localidad coyantina ha destacado el aumento de la producción y el número de bodegas como «sinónimo de la calidad de un vino que puede competir con los mejores».

Programa de 2018

Desde el viernes, la gran feria anual de la denominación de origen tendrá este año el aliciente especial de la recuperación del sello, tras un año complicado.

Rafael Blanco, presidente de la DO Tierra de León ha recordado las «ganas» que le tienen a esta decimoctava edición porque ha sido un año «muy difícil, por la tensión del ciclo vegetativo y las condiciones meteorológicas».

El viernes se inaugurará la feria con Javier Pérez Andrés y posteriormente se realizará un corte de cecina y una degustación de quesos.

El sábado, las puertas se abrirán con Conyazachef Niños-Adultos, con cocina en directa, y la música de la Charanga Paso Doble y Leo Cuarteto amenizará la velada.

De cara al domingo, se celebrará un cocktel solidario, en beneficio de Cruz Roja, y la entrega final de premios.

Mejorar la producción

Las granizadas, las plagas y las heladas del pasado año todavía resuenan en los campos leoneses, aunque se mira con optimismo la nueva cosecha. La Denominación de Origen espera recuperar un 55% de la cosecha perdida el año pasado y alcanzar los dos mil kilos de producción. «Aún estaremos lejos de las 4'5 toneladas de 2016 y las 4,6 de 2015».

También está siendo un año especial por la intención del cambio de nombre que está vivienda la marca de calidad. En Bruselas se está debatiendo esta cuestión ya que es la primera vez en la Unión Europea que se solicita esta modificación de nomenclatura. «Estudiamos posibilidades para aplicarlo de forma inmediata», aseguran desde la DO.

El vino volverá a maridar con la música, las actividades irán dirigidas a mayores y pequeños y se esperan más de 5.000 visitantes en una feria que asienta la cultura vitivinícola de la provincia cada año.