Lenteja, el manjar de Nochevieja

León cierra el año de su Capital Española de la Gastronomía con una 'lentejada popular' donde se han repartido 2.000 raciones de este producto tan tradicional como sabroso | Largas colas en la plaza de Regla y éxito en la degustación de aquellos que lograban hacerse con un plato

Degustación de lentejas en la plaza de Regla. / Inés Santos
RUBÉN FARIÑASLeón

No era la Puerta del Sol, tampoco había uvas. El champagne también brillaba por su ausencia.

Esta Nochevieja tocaba en León el sabor a tradición. Lenteja de Tierra de Campos, vinos de la tierra -DO León- y todo ello con la Catedral como fiel testigo.

La Capital Española de la Gastronomía ha cerrado el 2018 a golpe de legumbre y, por las reacciones de los leoneses, con un enorme éxito.

«Están muy ricas. Muy muy buenas», era la reacción unánime de aquellos que pudieron degustarlas en primer lugar, y que tuvieron que esperar varios minutos en una cola que llegaba hasta el Seminario Mayor.

Centenares de personas han esperado su turno para recibir una de las 2.000 raciones que el Restaurante Pablo había preparado en beneficio de la Asociación Leonesa de Caridad.

Unánime aprobación

Incluso una familia leonesa, residente en Madrid, se dejó caer por la plaza de Regla para degustar un plato de los de 'abuela'. «Me han gustado mucho; a mi abuela se las pido siempre que vengo a León. Es que me encantan».

La receta era la de siempre. A remojo el día antes y cocinadas a fuego lento. Los ingredientes fueron los de las lentejas de toda la vida, con chorizo, panceta, verdura -cebolla, patata y zanahoria-, laurel, pimentón y aceite de oliva.

«Están buenas de aspecto, y más ricas todavía», confesaba otra de las catadoras, mientras buscaba un hueco en algún banco o maceta para seguir disfrutando de sus lentejas. «De pequeña nunca me han gustado, pero ahora me encantan», apuntaba.

La última actividad de Manjar de Reyes ha dejado una italiana imagen a puertas de la Pulchra Leonina, que por unas horas se asemejó más al Duomo de Milán.

Lentejas, esas que llaman comida de viejas, han servido para despedir el año viejo y recibir al nuevo con puchero y cuchara, como más gusta por la capital del viejo reino.

 

Fotos