«Tenía la espinita de la radio»

Pilar García Muñiz./
Pilar García Muñiz.

La periodista ha dejado la tele para ser una de las nuevas voces de COPE. «Lo que me gusta es la batalla, el día a día»

JULIÁN ALÍAMadrid

Pilar García Muñiz (Madrid, 1974) cambió la tele por la radio para volver «a la batalla», a la actualidad del día a día. Tras 20 años en TVE, la periodista decidió dejar la casa, donde estaba presentando 'Informe semanal', para acompañar a partir de este mes de septiembre a Carlos Herrera en COPE.

- ¿Cómo ha sido el debut en la radio?

- Muy bien, y tengo que decir que hacerlo junto a Carlos Herrera es muy fácil, porque te lleva de la mano. Da gusto trabajar con él, lo bien que me ha recibido, y también verle trabajar cada día. Es una auténtica lección.

- ¿Por qué este cambio?

- Estaba en 'Informe semanal', me llamaron de COPE, y me propusieron pasarme a la radio. Fue algo que me pensé mucho, y se lo curraron, porque cuesta mucho también dejar atrás veinte años en TVE, que ha sido mi casa y donde he aprendido el oficio. Pero la espinita de la radio siempre la he tenido ahí. Yo estudié Periodismo porque quería hacer radio y deportes. Entonces siempre he tenido ahí ese gusanillo, y pensé: ¿Por qué no? Quizás es el momento de la radio. Además, es una apuesta casi segura incorporarme a un equipo tan potente como el de COPE y con un maestro de las ondas como es Carlos Herrera.

- ¿Era una oyente habitual?

- Sí. No solamente estoy disfrutándola ahora, la radio me ha acompañado siempre todo el día, desde que me levanto hasta que me acuesto. Soy totalmente una radioadicta. No sé la cantidad de pilas que habré gastado con la radio y el pinganillo.

- ¿Impone trabajar al lado de Carlos Herrera?

- Estaba harta de escucharle, pero no lo conocía personalmente. Y el primer encuentro que tuve con él. impone. Es Carlos Herrera. Estamos hablando del comunicador mejor valorado de la radio en España. Pero es tan fácil todo con él, es tan cariñoso, tan generoso. Da gusto estar a su lado. A mí me divierte muchísimo el descaro que tiene ante el micrófono. Se atreve a decir cosas que todos pensamos y jamás diríamos, y ya no me refiero al contexto político, sino a esa maestría que tiene para pasar de lo elegante a lo casi escatológico. Al principio me imponía asumir este reto, pero la vedad es que estoy encantada y me lo están poniendo muy fácil.

- En noviembre va a vivir su primer EGM. ¿Está nerviosa?

- Pues como estoy acostumbrada al día a día de la tele, no me asusta. Porque el que diga que no mira la audiencia miente, estoy relajada. Afortunadamente el EGM no es diario y no tienes esa presión. Veremos a ver cuando llegue noviembre y a ver qué dicen los datos.

Buenos amigos

- ¿Le ha dado tiempo a echar de menos la tele?

- Todavía no. Sí que echo de menos a mis compañeros. Han sido veinte años, y te da tiempo a hacer buenísimos amigos. Afortunadamente, tengo contacto con muchísimos de ellos, nos escribimos, nos vemos. pero lo que es el trabajo en la tele ahora mismo no lo echo de menos. Al final, he vuelto al día a día. Estaba en 'Informe semanal', y a mí lo que me gusta es un poco la batalla, el día a día. Entonces, estoy encantada de reengancharme a eso. Y es tan intenso que apenas te da tiempo a echar de menos nada.

- ¿Se siente más presión en TVE que en otros medios?

- De una manera o de otra, todos los medios son una olla a presión. Pero sí que es verdad que TVE, al ser una televisión pública, tiene ese factor añadido. Lo veo igual desde fuera que desde dentro. Comparto la misma filosofía, tiene que salir adelante el concurso público. TVE tiene que ser una televisión pública de verdad, autónoma, independiente y plural.

- Carlos Herrera bromeaba con su retirada. ¿La ve posible?

- No, no, que no bromee con eso. Yo he venido aquí a estar muchos años a su lado y a aprender de él. Vamos, como se retire. No sé lo que le corto. No se puede retirar. Yo creo que a él le gusta recrearse en eso, es muy irónico, tiene mucho sentido del humor y mucha retranca, pero yo creo que hay Carlos Herrera para rato, afortunadamente.