«No puede haber cultura sin entretenimiento»

Captura del programa 'Saber y ganar'./RTVE
Captura del programa 'Saber y ganar'. / RTVE

Juanjo Cardenal es la voz en 'off' de 'Saber y ganar', el programa de La 2 que lleva más de 20 años en emisión. «Si uno no disfruta con lo que hace, es imposible aprender»

JULIÁN ALÍA

Dejó de ser 'El Invisible' en 2007 al dar la cara por primera vez, pero 'La Voz' y 'El Sabio' lo será por siempre. Juanjo Cardenal no es 'el ojo que todo lo ve', pero sí la voz que todo lo sabe, y que formula las preguntas y contrasta las respuestas de 'Saber y ganar', «un programa vivo» que lleva en La 2 de TVE desde 1997. Cardenal asegura que él nunca ha bromeado con la supuesta inmortalidad de su compañero de fatigas, Jordi Hurtado, con el que mañana, como es habitual desde hace más de dos décadas, comparte pantalla, vía auditiva, a partir de las 15:45 horas.

- ¿Acabará algún día 'Saber y ganar'?

- Sí, claro. Es así. 'Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar'. Si luego nos recuerdan con cariño, es que habremos cumplido bien con nuestro cometido.

- ¿Se esperaba que el formato aguantase en antena más de 20 años?

- Hubiera sido un grave pecado de soberbia. Nadie podía suponer algo así. Ni los más listos ni los más optimistas.

- ¿Por qué ha sido así?

- Sin falsa modestia, porque se han hecho las cosas bien y se siguen haciendo bien. Hasta a la gente que le toca la lotería tiene que hacer algo, tiene que buscarlo, tiene que comprar un boleto. La diferencia es que nosotros hemos sustituido la suerte por el trabajo continuado, y por añadidura hemos tenido el apoyo de la audiencia.

- ¿Alguna vez ha pensado en dejarlo?

- Cuando trabajas a gusto esas cosas no se piensan. Pero tampoco te aferras como si no hubiera nada más en el mundo. Nunca sabes qué pasará mañana, y como el ayer que te unió al programa, la fortuna venidera puede depararte otro quehacer.

- Tiene una de las voces más reconocidas a nivel nacional. ¿Nunca le han tentado para hacer un doblaje o similar?

- No creo que sea tanto, pero bueno, después de muchos años tiene una cierta lógica que algo te suene. En cuanto a lo del doblaje, ya lo hice. Y no me interesó en absoluto. No me satisfizo el ambiente de la profesión y la jerarquización en todos los sentidos. Probablemente no estuve en el lugar y con los equipos adecuados. Sí que he doblado muchos documentales, reportajes y anuncios, pero mi mejor recuerdo ha sido con Eduard Punset y su programa 'Redes'.

- ¿Le suelen reconocer cuando habla?

- Con la voz está familiarizado mi círculo próximo. Yo vivo en Mataró, pero si estoy en Avilés no me reconoce ni el gato, y eso es lo normal.

- ¿Cómo ha sido trabajar con Jordi Hurtado durante más de dos décadas?

- Trabajamos sin guion alguno salvo el texto de los enunciados de las preguntas. Hemos sabido encontrar una manera de improvisar continuamente. Como es lógico, unas veces con mayor y otras veces con menor fortuna.

- ¿Ven el programa como una fuente de cultura, o solo de entretenimiento?

- No hay diferencia. No puede haber cultura sin entretenimiento. Si uno no disfruta con lo que hace, es imposible aprender. Si el espectador no tuviera una inquietud cultural, unas ganas de aprender cosas, de conocer, de recordar lo aprendido en su día, buscaría otro programa, otro tipo de entretenimiento. Si le entretiene este programa, es porque tiene una cierta querencia a la cultura. Y eso pretende el programa, que cada día te quede algo nuevo, una historia, una teoría, una anécdota, una recomendación, una curiosidad.

- ¿Tienen aclaraciones de las respuestas?

- En algunas de ellas sí disponemos de glosas o explicaciones, o completamos una estrofa de un poema por si conviene matizar o redondear la respuesta. En otras ocasiones, la glosa te sale porque te ha venido a la cabeza en ese momento o se te ha ocurrido una cosa con la que crees que puedes aportar algo más. 'Saber y ganar' es un programa vivo.

-¿No ha llegado a saturarse con tal infinidad de datos?

- Creo que nadie debería saturarse de su quehacer si tiene una ocupación que le gusta y que le llena. Un actor de verdad estaría todo el día en el escenario, como el médico en la consulta o el quirófano, el profesor en clase y el funámbulo en la cuerda. Si no es así, es el momento de cambiar, aun sabiendo que no siempre es posible o fácil.

- ¿Cómo encajaron el fallecimiento de un ilustre del programa como José Pinto?

- He entablado amistad con muchos de los concursantes a nivel privado, y he tenido la suerte de que José Pinto fuera uno de ellos. El día en que se marchó estábamos grabando. Nos llamaron muy temprano de Casillas de Flores. Esas cosas no se encajan bien. Eso no se hace. Hay días en que la vida no te invita a tomar café.