Cocina, comida casera y diversión

Cocina, comida casera y diversión
CUATRO

'Ven a cenar conmigo', el espacio de Cuatro que elige al mejor anfitrión, cumple mañana 300 programas. «La gente se queda pegada a la tele», dice su directora

JULIÁN ALÍAMadrid

Trescientas entregas cumple mañana 'Ven a cenar conmigo', el programa de Cuatro que cada semana (20:30 horas) busca al mejor anfitrión de entre cinco aspirantes para una cena en casa. Hoy el concurso se desplazó a Sevilla, donde, un día más tarde de lo normal, Manuel Restituto, un soltero de 42 años que trabaja en una empresa de bronceadores, inauguró la semana. Mañana, el turno le corresponde a la cantante de copla Carmen Nuño, que en esta segunda entrega se la juega por un menú de comida casera. Dado que el lunes el espacio no se emitió, el viernes llegará con doble capítulo para poder ver el desenlace final.

En estos 300 programas se han cocinado alrededor de 900 platos (sin contar con algún que otro postre que nunca llegó a salir) y ha habido un cóctel en la calle, en un taller, en un atelier de costura, en una pizzería, en un barco y en un palacio del siglo XVI. También en una casa decorada con ataúdes en las puertas, y en otra con un váter en una habitación.

«Tiene algo mágico. Algo que te hace reír, meterte en la comida y en el cocinado, que en España es un arte. Pero todo lo que conlleva hacer de anfitrión es lo que hace que la gente se quede pegada al televisor», comenta Mónica González, la directora, que cree que ha llegado a alcanzar tal cifra de entregas porque el público «a esa hora lo que quiere es sentarse y ver cómo cocinan otros». En sus propias palabras, el formato es «un quitapenas», «un género que lo reúne todo» y donde «lo que empieza el lunes de buen rollo, acaba el viernes de una manera muy distinta», porque «una cosa es lo que se dice en la mesa, y otra lo que se dice por detrás; al fin y al cabo, todos somos estrategas y a todos nos gusta ganar».

En dos minutos

Para el 'casting', los interesados solo tienen que responder a un cuestionario y enviar un vídeo. «Lo que ves en los dos primeros minutos ya te dice cómo es la persona. Pedimos que nos envíen su mejor receta, y con eso valoramos quién cuenta bien la receta, quién es limpio en la cocina, quién no, quién es más maniático, más expresivo, el malo, el villano. En ese tiempo se ven muchas cosas de la gente», asegura González, que añade que «a lo largo de una cena sale lo mejor y lo peor de cada uno».

También explica que la esencia del programa es «sentar a cenar a gente que nunca lo haría». «Esa es la premisa que buscamos, unir mundos muy distintos, personas que no tengan nada que ver y que te sorprendan por lo que son y por quienes están rodeadas». Y lo mismo ocurre con la otra versión, porque el formato español, adaptado del británico 'Come Dine With Me', innovó y apostó por una edición 'gourmet' con concursantes famosos para dar un «pasito más a la tira diaria».

Mónica González adelanta que esta temporada «hay una sorpresa» y que por primera vez hace acto de presencia la voz en 'off' del programa, el presentador y actor Luis Larrodera, alguien «perfecto» para el papel, que «te lleva de la mano y que tiene la inocencia de nunca faltar al personaje».