Un canal ruso prepara la contrarréplica a la miniserie de HBO 'Chernobyl'

Secuencia de la serie 'Chernobyl' de HBO./EFE
Secuencia de la serie 'Chernobyl' de HBO. / EFE

La cadena NTV, tras las críticas contra la producción estadounidense, rodará una de espías basada en una teoría de la conspiración donde el KGB lucha por frustrar los planes de la CIA

RAFAEL M. MAÑUECOMoscú

El éxito de la miniserie de HBO 'Chernobyl', que narra todo lo que sucedió en la desaparecida URSS tras el terrible accidente nuclear en la central atómica de Chernóbil, el 26 de abril de 1986, no ha caído bien entre los llamados «patriotas» rusos y menos todavía entre los propagandistas que adulan a diario el furor imperial-nacionalista del presidente Vladímir Putin. Son la inmensa mayoría de los canales de televisión rusos, los públicos en primer lugar, que también se dedican un día sí y otro también a denigrar a Ucrania y Estados Unidos, incluso cuando no hay motivo para ello.

Ahora en el punto de mira de estos medios de comunicación se encuentra la productora HBO, vituperada por haber hecho «una caricatura y no la verdad» por tratar de «empañar la imagen de Rusia como potencia nuclear». Aunque los hechos se refieran a lo sucedido hace 33 años en la Unión Soviética, en la República Socialista Soviética de Ucrania en concreto.

El diario ruso 'Argumenti i Fakti' califica la serie de HBO de «mentira filmada de manera brillante», que clasifica a la sociedad soviética entre «verdugos sanguinarios y víctimas inocentes». A juicio del rotativo 'Komsomólskaya Pravda', lo que los americanos pretenden con la miniserie 'Chernobyl' es «lanzar el mensaje subliminal de que la industria nuclear rusa no es fiable».

Es cierto que algunos periódicos rusos han valorado positivamente la producción de HBO. 'Izvestia', por ejemplo, alaba su «realismo» mientras el diario oficialista 'Rossiískaya Gazeta' sostiene que la filmación «tiene calidad». Hasta el ministro de Cultura ruso, Vladímir Medinski, reconoció esta semana que 'Chernobyl' «ha resultado ser mejor de lo que esperábamos».

Pero las televisiones rusas han sido unánimes en su condena. «¡Lo único que faltan son los osos y las acordeones!», ha bromeado Stanislav Natanzón, presentador del canal de noticias público Rossia-24. De manera que la cadena rusa NTV, de la mano del director cinematográfico Alexéi Murádov, prepara ya su contrarréplica a la serie americana.

La alternativa rusa

En lugar de un conmovedor tributo a los hombres y mujeres que de forma heroica sacrificaron su vida y su salud para superar las consecuencias del desastre de Chernóbil, la NTV propone una emocionante película de espías basada en una teoría de la conspiración en la que un oficial del KGB lucha por frustrar los oscuros planes de los agentes estadounidenses de la CIA, que consiguen penetrar en la planta atómica de Chernóbil y sabotear sus instalaciones hasta causar el desastre. Ellos son, según la producción de la NTV, los verdaderos villanos en esta gran tragedia nacional, no los deshumanizados dirigentes soviéticos.

En Rusia, la serie de HBO no está siendo difundida por televisión, pero es accesible a través de la plataforma de streaming Amediateka y la acogida general de la población está siendo buena. Recuerda a muchos su infancia y se admite que los personajes están muy bien caracterizados y que la ambientación consigue trasladarnos a los años 80.

Aquella fuga radiactiva, causada por dos explosiones sucesivas en el reactor número 4 de la central de Chernóbil, causó miles de muertos y contaminó ingentes territorios en Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Sobre aquella escalofriante catástrofe se han filmado en los últimos años varias películas de ficción y documentales. Se han escrito libros, tesis doctorales y se han organizado centenares de seminarios sobre lo que fue sin duda alguna el incidente más grave en la historia de la industria nuclear civil. Pero nada ha logrado tanto impacto para concienciar sobre lo acaecido como la miniserie de HBO «Chernobyl».