José Luis Gil: «León es un lugar imprescindible dentro de una gira de teatro»

El actor José Luis Gil caracterizado como Cyrano de Bergerac.

El actor conocido por su papel en series como 'La Que Se Avecina' o 'Aquí No Hay Quien Viva' llega este miércoles 19 de diciembre al Auditorio Ciudad de León para protagonizar Cyrano de Bergerac, una adaptación del clásico francés de Edmond Rostand

S. FERNÁNDEZLeón

El actor José Luis Gil, conocido por el gran público por interpretar a Juan Cuesta en la serie Aquí No Hay Quien Viva o a Enrique Pastor en La Que Se Avecina cambia de registro para interpretar Cyrano de Bergerac, un clásico francés por excelencia en la versión de la obra de Edmond Rostand. Demostrando, una vez más, que es un actor con mucho crédito se subirá al escenario del Auditorio Ciudad de León, el próximo miércoles 19 de diciembre a las 20.30 horas, para ejecutar una obra llena de momentos sublimes y diálogos chispeantes en la que hay aventura, pasión, tensión, humor, belleza, amor y desamor. Los actores Ana Ruiz, Álex Gadea, Javier Ortíz, Carlos Heredia y Rocío Calvo lo acompañaran en el escenario en esta obra que protagonizan bajo la dirección de Alberto Castrillo-Ferrer. Antes de que se subirse el telón, José Luis Gil se reúne con leonoticias para, además de 'desnudar' a Cyrano, hablar de teatro, televisión y de una de los géneros más olvidados, el doblaje.

¿Cuál es la clave del éxito para que triunfe una obra en verso de finales del siglo XIX?

La clave de esta obra es que es un título universal. Cyrano de Bergerac es un clásico de los de verdad, se mete en interioridades y la gente se lo pasa bien. Lo cierto es que lo grandes títulos cada vez tienen mejor cabida porque en el fondo es el teatro en su estado más puro, ahí está la raíz de este género. En el Caso de Cyrano trabaja con muchos códigos, tiene comedia, acción drama, romanticismo, es definitiva es una obra en verso donde la palabra juega un papel crucial.

¿Cómo llega a sus manos esta obra?

Yo me enamoré de este personaje cuando tenía 13 años estudiando arte dramático. Me pareció maravilloso porque te cuenta una vida en forma de aventura, con sentimientos que todo el público ha sentido alguna vez. Todos tenemos a un Cyrano dentro.

¿Ha cambiado su forma de ver la historia o su opinión sobre los personajes con el paso del tiempo?

No ha cambiado en absoluto, al contrario este es un proyecto querido y buscado y lo hemos realizado a nuestro gusto, como lo veíamos nosotros. No se trata de descubrir nada ni hacer inventos de laboratorio. Nosotros hemos adaptado la versión original escrita en francés.

¿Por qué un actor de sus características elige volver al teatro?

Yo empecé de niño haciendo teatro, en este género es donde descubres que te quieres dedicar a la interpretación. El lugar donde tienes las sensaciones más 'brutales', de las que nunca te vas a poder olvidar es encima de un escenario. Aquí te la juegas cada vez que tienes que salir a escena.

«El teatro es el lugar donde tienes las sensaciones más 'brutales'»

¿Qué significa para un actor el aplauso del público?

Todo, es ver como lo que has intentado transmitir ha calado en el público. En este sentido, Cyrano nos está dando un feedback increíble en todos los lugares donde hemos representado la obra y eso es lo que te da ánimo a realizar la siguiente función.

¿Cómo lleva que sea la televisión la que otorgue fama al actor?

Me lo tomo con mucha naturalidad, porque eso no lo puedes controlar. Lo cierto es en mi caso seguramente gracias a la televisión me han surgido nuevas propuestas, pero hay que ser consciente que eso dura lo que dura.

¿Teme que Enrique Pastor (La que se Avecina) o Juan Cuesta (Aquí no hay quien viva) acaben devorando a José Luis Gil?

No, no me van a comer. Enrique Pastor o Juan Cuesta son personajes interpretados por mí, a mí no me eligieron en estas series por ser estas personas sino por saber interpretar a estas personas. El encasillamiento siempre viene de dentro, el público no te reclama que sigas haciendo un personaje de por vida.

«Cyrano de Bergerac es un clásico de los de verdad, se mete en interioridades y la gente se lo pasa bien»

También es actor de doblaje un género bastante denostado...

Lo primero nace de un concepto equivocado, el doblaje existía desde hace muchos años, siempre se le ha querido relacionar con el franquismo y no es cierto. La dictadura lo utilizó como método de censura, pero en la República ya había doblaje. Lo que este método hace es acercar el cine extranjero al público de España, porque nos olvidamos que hay mucha gente a la que le cuesta leer los subtítulos a esa velocidad. No conozco ningún director que durante la proyección de su obra la conciba para que la gente este mirando la gran parte de la película a la parte inferior de la pantalla.

Es bonito ver como en León se sigue haciendo teatro..

En León he estado por trabajo y de ocio también. Con respecto a los trabajos soy bastante despistado pero soy consciente de que he estado en el Auditorio, así que según entre por la puerta ya sabré donde están situados todos los habitáculos. Estoy encantado de volver a León, un lugar al que hay que ir dentro de una gira de teatro. Así que nos vamos a la 'fresca', porque si una cosa buena tiene esta ciudad es que no se detienen con el frío.