Así está cambiando la muralla de León en Conde Rebolledo

Antes y después en la muralla en Conde Rebolledo. / Noelia Brandón

Los nuevos sillares rematan el esquinazo, con idea de dejar la «impronta» de la remodelación | Las obras se retrasan dos meses y medio y la dirección de obra defiende la ampliación del plazo hasta el 26 de abril por «diversas visicitudes»

Nacho Barrio
NACHO BARRIO León

Tocará esperar para ver el ansiado fin de las obras de restauración de la muralla de León en Conde Rebolledo. La junta de gobierno local ha aprobado una ampliación del plazo de ejecución, centrándose en el cubo S6 en esta calle del centro de la capital.

Eso sí, basta con echar la vista atrás para ver ciertos cambios. Los sillares rematan ahora el esquinazo, conviviendo con los cantos rodados que componen la cara vista. Según fuentes municipales consultadas, se trata de un añadido con el que dejar patente la rehabilitación.

Con un retraso de dos meses y medio sobre la fecha de fin establecida, la nueva meta está fijada para el 26 de abril, debido a un informe de la dirección de obra «que apunta a ciertas visicitudes advertidas a lo largo de la ejecución de la misma», como señalaba el portavoz del gobierno, Fernando Salguero.

De igual manera, podría parecer que la planta anteriormente era semicircular. Según la dirección de obra, se respeta la planta cuadrangular más reciente, desconociéndose la forma que tenía en época romana

En la argumentación del retraso del plazo, el portavoz estimó que «el problema de las bajas temperaturas ha impedido llevar a cabo morteros de cal y trabajos de restauración de paramento».

Más información