Patrimonio obliga a completar las catas del futuro Museo de la Semana Santa hasta el nivel romano

Patio donde irá ubicado el futuro Museo de la Semana Santa./
Patio donde irá ubicado el futuro Museo de la Semana Santa.

La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural dicta que el espacio arquitectónico de época medieval y romana deberán incorporarse al espacio museístico

LEONOTICIASleón

La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de León autorizó la modificación del proyecto de rehabilitación del edificio que albergará el Museo Diocesano y de Semana Santa, el patio central del Seminario Mayor.

Entre las prescripciones que se hacen se incluye completar la excavación del sondeo principal hasta el nivel romano, debido a la singularidad y el valor histórico que poseen los restos encontrados.

También deberá incorporarse al espacio museístico el espacio arquitectónico de la época medieval y los restos arqueológicos de época romana de mayor interés, debiendo presentar una definición arquitectónica de integración y siempre teniendo en cuenta los resultados de la excavación, una vez concluida.

Además, en el patio sur deberán preservarse los restos originales de la muralla cubriéndolos con geotextil y suplementando sus fábricas hasta superar el nivel de circulación del patio. Todo ello con el fin de que los restos queden protegidos de la entrada de aguas.

Asimismo, se prescribe que deberán instalarse en un espacio del museo paneles explicativos de los resultados de la excavación arqueológica realizada.

Un revés inesperado

Las dificultades encontradas debido a las catas arqueológicas, que ya han concluido, han dejado a la espera la continuidad de este proyecto y reclamo histórico de la ciudad. La Fundación del museo señaló hace apenas unos días que no se esperaban sorpresas porque «no ha salido nada importante, no se puede enseñar o va a ser decepcionante».

Desde el patronato no se descartó que la apertura en 2019 fuera «parcial», ya que es posible que todo el edificio aún no esté disponible para ser visitado.

Pero sí se aseguró que ese año el museo «será una realidad», no se descartó la petición de crédito a los bancos y se daba por entendido que Patrimonio no pondría más piedras en el camino.