Izal: «Vamos al Planeta Sound a darlo todo, sabemos lo que cuesta sacar adelante un festival»

Izal llega a Poneferrada como cabeza de cartel del Planeta Sound.

La banda española hace un alto en su gira de 'Autoterapia' para subirse al escenario del Planeta Sound, una cita musical, que se celebra los días 19, 20 y 21 de julio

s. fernández
S. FERNÁNDEZLeón

'A los locos los verán bailando' este sábado, 20 de julio, a ritmo de Izal. Este grupo de indie, que llega al Planeta Sound de Ponferrada como cabeza de cartel, hace un alto en su gira 'Autoterapia' para someterse a algo que conocen muy bien, los festivales.

Grupo de referencia en el panorama indie español sus discos se cuentan como triunfos si con 'Copacabana', disco anterior, rozaron el cielo con su nuevo disco lo siguen planeando.

Especial Planeta Sound

Antes de subirse al escenario y llenar de emoción a todos los turistas interestelares, Mikel Izal regala una pequeña entrevista a leonoticias y desde la normalidad y la humildad que le caracteriza reflexiona sobre el gran momento musical que están viviendo.

-¿Cómo llevan los veranos de festivales?

-Bueno el verano de festivales fue el anterior, este estamos inmersos en la gira de 'Autoterapia' y uno de los 'benditos' problemas que nos encontramos es reducir en casi 50 minutos el repertorio, intentado que la gente no sienta que le queda algo por escuchar. Es imposible conseguirlo pero entendemos que en un festival tenemos que ser más directos.

-¿Cuál es el secreto para que tengan tan buen directo?

-La palabra clave es emoción y conseguir eso cuesta. Se trata de buscar las canciones que vas a tocar, darles un orden, saber que hacer entre los diferentes temas, con el paso de los años te das cuenta que un concierto es como una obra de teatro y buscas ser lo más profesional posible. Trato de evitar esos silencios incómodos que se suelen producir entre canción y canción, es una cita con tu público y el silencio no acompaña, pero tampoco se trata de hablar por hablar.

«Un concierto es como una obra de teatro y buscas ser lo más profesional posible»

-Su último disco 'Autoterapia', ha tenido muy buena crítica, llegará un momento en el que no se puedan mejorar....

-Lo importante es que cada disco tenga un universo propio, cuente una historia diferente al anterior. Lo de mejor o peor es tan subjetivo, para mi cada disco que ve la luz es mejor que el anterior, como compositor creo que he ido haciendo canciones que mejoraban cada vez más, esto no quiere decir que tenga que coincidir con el público, pero tenemos la suerte que hasta el momento todos nuestros discos han sido muy bien recibidos.

-A la hora de componer, ¿desecha muchas ideas o las va reciclando hasta que cogen forma?

-Cuando descarto algo me cuesta mucho recuperarlo, prefiero ponerme a escribir cosas nuevas. Es verdad que hay dos o tres temas que no me gustaría que murieran porque no lo hicieron por razones artísticas o emocionales sino quepo no encajaban en ese momento con lo que quería transmitir ese disco. Al final diseñamos un viaje dentro de un disco y una canción puede quedarse fuera por ser demasiado lenta o rápida.

«Diseñamos un viaje dentro de un disco y una canción puede quedarse fuera por ser demasiado lenta o rápida»

-¿Echa de menos las giras en pequeñas salas?

-Para eso salimos de España y yo me lo paso muy bien esas noches. Esos días no tienes tanta presión, te relajas un poco más, es casi una fiesta con amigos. Estuvimos moviéndonos en este tipo de salas mucho tiempo y nos traen grandes recuerdos. Lo ideal es que con independencia de la gente que tengas delante logres quitarte esa sensación de responsabilidad y eso es algo que vamos consiguiendo poco a poco.

-Si existiera una forma de medir la evolución de Izal esa sería sus pasos por el Sonorama...

-Si, este festival puede resumir un poco la historia de este grupo. La primera vez que estuvimos no la conoce casi nadie, fue en 2011, recién creado el grupo y actuamos en la carpa que se encuentra a la entrada del festival, hoy convertida en un gran escenario. A ese concierto fueron unas 30, a pesar de las pegatinas que repartimos por el camping, porque ese año nos hospedamos allí (risas), fue la primera acreditación de artistas que nos colgamos. Ese fue nuestro primer Sonorama, luego ya vino la plaza del Trigo en 2013 donde el telediario de la TVE hace una conexión desde allí y nos nombra, en un momento donde todavía no nos conocía nadie, y surge una sensación de gran paso hacia adelante en nuestra carrera. Después viene el escenario principal, donde grabamos un disco-dvd y posteriormente hemos estado en el XX aniversario y ya por último el año pasado donde fue una locura porque yo no había visto tanta gente en mi vida.

«El Sonorama puede resumir la historia de este grupo»

-El fenómeno 'indie', el de festivales e Izal han seguido caminos correlativos, ¿esto ayuda a entender vuestra trayectoria?

-Todo lo que te rodea influye en lo que te pasa. Si hubiéramos vivido una etapa diferente a la 'alternativa' nos tendría que haber fichado una gran discográfica para asomar la cabeza, sin embargo hoy en día es la gente la que tiene ese poder de decisión. Vivimos tiempos democráticos a nivel musical, en este paradigma hemos tenido la suerte de crecer y es algo de lo que nos alegramos muchísimo.

-¿Qué cosas se pueden permitir ahora que antes no lo podían hacer? y todo lo contrario, ¿qué cosas no se pueden permitir hacer ahora que antes sí?

-Si empezamos por las que no nos podemos permitir, sería disfrutar de la normalidad. No estoy hecho para la fama, no me cabe en la cabeza que la gente me conozca, yo sigo siendo de mis colegas de toda la vida, de ir a un festival, tomar algo tranquilamente y ahora no puedo hacerlo. He perdido el privilegio de la privacidad, aun así sigo siendo igual de temerario e ingenuo, e intento vivir mi vida y mi ocio como siempre lo hice, pero es obvio que ha cambiado.

Por el contrario ahora nos podemos permitir muchísimas cosas, empezando por el show que hacemos en el escenario, algo impensable cuando empezamos. Por otro lado, podemos pagar el alquiler y las facturas sin preocupaciones.

«Vivimos tiempos democráticos a nivel musical»

-¿Qué supone para Ponferrada tener un festival como el Planeta Sound?

-Es una gozada porque sabemos que es un riesgo muy grande que corren los organizadores. Hacer un festival como el Planeta Sound en una ciudad mediana es algo que hay que poner en valor. Nosotros vamos a ir darlo todo, porque hace ilusión como grupo visitar ciudades que no son tan grandes. Es una fiesta de la música en directo y un aplauso para toda la gente que se atreve a tirar para adelante de estas iniciativas.