Clausurado con éxito el 'Segundo Curso Internacional de Órgano Ibérico' celebrado en Santa Marina del Rey

Clausura del II Curso Internacional de Órgano Ibérico./
Clausura del II Curso Internacional de Órgano Ibérico.

La Iglesia parroquial de esta localidad acogió el pasado sábado 31 de agosto el concierto de clausura

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La Iglesia parroquial de Santa Marina del Rey acogió el pasado sábado. 31 de agosto. el concierto de clausura del «II Curso Internacional de Órgano Ibérico». Los alumnos del curso fueron los protagonistas, interpretando piezas de Antonio de Cabezón, Francisco Correa de Arauxo Jusepe Ximenez, Pablo Bruna, Georg Muffat y de Pablo Nasarre que deleitaron al numeroso público que acudió a la cita.

A continuación, el director del curso Miguel Ángel Viñuela y Francisco Javier Álvarez, alcalde del Ayuntamiento de Santa Marina del Rey acompañado de la teniente de alcalde, Estrella Sánchez, entregaron los diplomas acreditativos a los alumnos.

El director del curso felicitó «a los alumnos por el concierto, así como por su interés e ilusión mostrada durante estos días». Tuvo un recuerdo especial para el compositor y organista leonés, Adolfo Gutiérrez Viejo, en cuya memoria iba dirigido esta edición del curso y agradeció al Ayuntamiento de Santa Marina del Rey «la apuesta por esta iniciativa» y la inestimable colaboración de la parroquia de la localidad, personificada en su Cura Párroco, D. Ramiro.

El alcalde mostró «su gratitud al director y a la parroquia; y a los alumnos les felicito por su asistencia, deseándoles que el curso haya sido provechoso y que les sirva en su futuro tanto profesional como musicalmente, y que siempre recuerden que fue en el Órgano de la Iglesia Parroquial de Santa Marina del Rey donde comenzaron a dar sus primeros acordes en este instrumento musical».

El regidor anunció «que se comienza a trabajar en la tercera edición con voluntad de seguir cuidando y promocionando el patrimonio heredado de nuestros antepasados, que seguro que se sienten orgullos de que los sonidos de nuestro órgano continúen escuchándose en este templo»