El sector del libro crece casi un 2% y continúa su recuperación

Una empleada de una librería coloca un libro. /AFP
Una empleada de una librería coloca un libro. / AFP

Los editores culpan a las administraciones públicas de la caída en la producción de libros de texto al incumplir los plazos de renovación

ALAIN MATEOS

El sector editorial mantiene su recuperación y crece por quinto año consecutivo. Cerró 2018 con un crecimiento del 1,9% de su facturación, que alcanzó los 2.363,90 millones de euros. Cifras aún lejos de los más de 3.100 millones facturados en 2008, antes de la crisis económica. Se estanca el libro digital, que sigue acusando el golpe de la piratería y cae un 0.1%, y se desploma el subsector de los libros de textos «por la dejación de la administraciones publica», según lamenta Miguel Barrero, presidente de la Federación de Gremios de Editores de España que facilitó este martes su informe anual.

«La política de préstamos del libro de texto» y «la falta de diálogo por parte de las administraciones para solucionar el conflicto» hacen que el subsector de los libros textos no universitarios «se desplome» y deje de ser el motor principal de facturación para los editores, según denunció Barrero. Su producción cayó un 5% el año pasado, y supuso el 33,6% del total de las ventas del sector, cifra que rozó el 40% en 2017. El libro de texto deja así paso a la literatura como sostén del sector, de modo que la ficción para adultos y la no ficción, con un crecimiento de casi un 12%, generaron casi mitad de la facturación.

En 2017 se vendieron 160 millones de libros en papel y se editaron 76.202 títulos, (56.966 en papel y 19.236 en digital), lo que supone una caída de casi trece puntos (12,7%). La reducción fue del 5,3% en papel y del 29,1% en digital «lo que refleja el cansancio de la sociedad» ante este soporte, cuya facturación se estancó en los 119 millones de euros, el 5% del total de ventas del sector editorial. Una tendencia que según Miguel Barrero, «es global e internacional».

El presidente de los editores dejó claro que el problema del soporte digital reside en la piratería que resta unos 277 millones de facturación. Puso como ejemplo de políticas de lucha contra el fraude a Estados Unidos, donde las descargas de títulos en digital suponen el 20% de las ventas. «Aun así, ese parece ser el tope del libro digital», afirmó Barrero.

Las nuevas tecnologías reducen los costes de producción, de ahí la disminución de la tirada de nuevos títulos, cuyo precio medio se estableció en los 13'96 euros para los libros de papel -un 4,7% menos que en 2017- y en los 7,5 euros para los libros de bolsillo. El precio medio del libro digital se situó en el 9,25%.

Las pequeñas librerías siguen siendo el canal preferido para la venta de libros, el 53% de las ventas -1251,51 millones- se realizan a través de este canal de proximidad, que cuenta con el «apoyo y defensa» del gremio. Las grandes editoriales acaparan casi el 62% de las ventas con la comunidades de Madrid y Cataluña acaparando el 93% del mercado.

El comercio exterior del libro está de enhorabuena, ya que las exportaciones de libros, revistas y prensa superaron los 600 millones de euros por primera vez, alcanzando los 615,41 millones, un 4,5% más.

Temas

Libro