Javier Olivares: «El Ministerio del Tiempo demostró que hay un público de televisión que no ve la televisión»

El escritor y guionista de series como Isabel o El Ministerio del Tiempo ha hecho parada en la capital leonesa para ofrecer una conferencia que se enmarca dentro de las Jornadas de Novela Histórica Reino de León

El escritor Javier Olivares durante la entrevista con leonoticias.
S. FERNÁNDEZLeón

«En mis obras con la historia no se juega», bajo esta premisa ha llegado a León el escrito y guionistas de series como Isabel o El Ministerio de Tiempo, Javier Olivares, para ofrecer una conferencia que se enmarca dentro de las Jornadas de Novela Histórica Reino de León, porque se ha sabido ganar el cariño y respeto de sus compañeros gracias a «difundir la historia sin trampas», según afirma el propio Olivares.

Aprovecha una pausa después de la comida para reunirse con el equipo de leonoticas, en un tono tranquilo y acomodado, con el único apoyo de una botella de agua cuenta como ha sido el proceso de adaptación de series de tanto calado. Una bonita conversión digna de ser escuchada.

Una de las tareas más complicadas a la hora de embarcarse en la realización de una obra de este género es guardar el rigor histórico, algo para este autor solo se puede conseguir de una manera muy sencilla, con documentación. «Todo guionista es documentalista. A mí me da igual documentar Isabel La Católica o una serie policiaca. Cierto es, que si haces una serie histórica no te puedes inventar lo que no hubo, puedes contar aquello que pudo haber sido. Esto requiere una documentación que es muy divertida de hacer», analiza Olivares.

Detrás de cada capítulo hay mucho trabajo que no se ve, largas tardes de lectura para crear una narración que aleje a los críticos. «Si avalas una historia con argumentos de autoridad de los mejores historiadores, nadie lo puede cuestionar», argumenta este escritor.

«En Isabel había como 20 líneas de diálogos extraídos de cartas autógrafas de los propios personajes es como adaptar una novela de otro lo que pasa que aquí estas adaptando la historia. En el Ministerio del Tiempo lo hechos históricos que aparecen, que te crees que no pueden ser verdad, son los que son verdad, porque en mis series con la historia no se juega»

Una serie pionera

Una de las series que ha conseguido consagrar a este autor ha sido el Ministerio del Tiempo, una serie emitida en TVE, que a su vez mantenía una vida paralela en redes sociales. Eran muchos los usuarios que a través de twitter y de las diversas aplicaciones indagaban y fantaseaban con ser los protagonistas de esta serie. Fue pionera en demostrar que hay un público de televisión que no ve la televisión. «Esta serie demostró que todo está planteado de una manera antigua para los tiempos modernos, luego ya llegó Neflix y lo acabó de corroborar».

Historias diferentes que han servido para contar la intrahistoria de España, lo que hay más allá de los libros de historia. «En Isabel, en Víctor Ros o en El Ministerio de Tiempo hemos hablado siempre de los mismo, de cómo somos nosotros, los españoles. Hablamos de cómo somos, por qué somos así y de dónde venimos. Hemos puesto en cuestión ese sentimiento de pertenecer a este lugar, un sitio en el que estamos cansado de ver un juicio, una persecución o un policía a la americana».

Olivares, buen conocedor de la televisión pública hace hincapié en la necesidad de tener una buena televisión que cuente con medios y con unas señas de identidad propias, que no antepusiera la audiencia a la calidad, porque «cuando desarrollas la calidad s acabas teniendo más audiencia».

La historia no es pasado, la historia también es presente. En números casos hechos pasados vuelven a ser noticia, sin ir más lejos el franquismo, con la exhumación del dictador Franco. «Hay que tener respeto por todos los muertos y más en un conflicto en que muchos combatieron obligados, en una guerra se comenten muchos desmanes, lo que no puedo entender es que al finalizar la guerra haya más muertos que en la propia contienda o que Patrimonio con nuestros impuestos sufrague la tumba de un dictador».

La última parte de la entrevista estuvo dedicada a abordar el estado de salud de la cultura en España. «Creo que al igual que pasa con la educación en este país falta un gran pacto nacional que consiga dejar de marear tanto la perdiz»

 

Fotos